La prevención es un fenómeno que se multiplica en nuestra época. Podríamos denominarla una época preventiva, la lista de riesgos, peligros, inseguridades y disfuncionalidades que todo  individuo o grupo puede padecer, nos hace sensibles a este verbo polisémico: prevenir.

La educación es un ámbito donde la prevención no ha sido efectiva, las estadísticas educativas así lo atestiguan en todos los niveles. Esto implica la necesidad de diseñar nuevas estructuras dentro y fuera del centro, que ayuden a prevenir y solucionar el problema principal: el fracaso escolar. Desde INED21 apostamos que uno de los campos de innovación educativa por explorar, es el diseño de estrategias, estructuras y tecnologías educativas que actualicen la prevención escolar.

Una idea adelantamos con tal objetivo: la creación de un mapa escolar donde se identifiquen los centros y zonas con alto índice de fracaso escolar. Éste debe ser identificado desde un protocolo con las diferentes causas de fracaso escolar, para ser solucionado con estrategias dentro y fuera del centro educativo. La idea que sostiene este proyecto es que hay diferentes tipos de fracasos escolares, que deben ser abordados con diferentes estrategias de prevención escolar. Una de las causas de la cronificación del fracaso escolar es el no diferenciar éste desde un punto de vista metodológico y de intervención educativa: no hay fracaso escolar en general, siempre es específico.

Para la construcción de ese mapa escolar de prevención educativa, las TIC son una herramienta imprescindible. Si somos capaces de identificar en tiempo real, los diferentes tipos de fracaso escolar, podremos maximizar y hacer efectivas las estrategias para solucionar este fracaso que a todos nos corresponde evitar. El fracaso no es una estadística a posteriori, debería ser un problema en directo al que se deba dar solución. INED21 quiere apostar por ello. 

  • Pingback: maillot lyon 2013-2014()

  • Jesús Jarque

    Considero que en la educación escolar no se hace prevención, se gasta muy poca energía y esfuerzo en prevención. Soy orientador y las demandas que recibo son para “solucionar problemas”, jamás me han preguntado ¿Cómo podemos prevenir esto o aquello? y cuando he gastado tiempo y energía en prevenir… nadie lo reconoce, ni lo lo favorece, porque la prevención es silenciosa. Sí estoy de acuerdo en comenzar con ese procedimiento que propones, pero ¿Quién le va a poner el cascabel al gato?