ESTUDIANTES DIGITALES: LA UNIVERSIDAD PRESENCIAL Y LA VIRTUAL

ESTUDIANTES DIGITALES: LA UNIVERSIDAD PRESENCIAL Y LA VIRTUAL

La abrumadora fama de los “nativos digitales”/”generación web” se ha establecido en los últimos meses y, afortunadamente, ha dado paso a un creciente número de estudios sólidos sobre cómo los alumnos usan las nuevas tecnologías y sobre el impacto que podrían causar sus crecientes usos sociales y educativos. Uno de los aspectos más positivos de uno de estos estudios es que estas novedades no surgen únicamente del entorno próximo a las universidades convencionales de América del Norte.

«Más allá del debate “la generación web”: una comparación entre los estudiantes digitales en universidades presenciales  y  las universidades en línea» se basa en un estudio llevado a cabo por Begoña Gros, Yolanda García y Anna Escofet, quienes compararon el comportamiento y las preferencias en cuanto a las TICs de alumnos presenciales  y de alumnos a distancia en cinco universidades españolas: una de ellas ofrece  educación en línea, mientras que las otras cuatro ofrecen formación presencial con soporte LMS (i.e.: Learning Management System o ‘Sistema de Gestión del Aprendizaje’)  por parte del profesorado. Su estudio ha intentado dar respuesta a las siguientes cuestiones:

  1. ¿En qué se diferencian el uso de las tecnologías del “día al día” y el de las tecnologías educativas, por parte de los alumnos más jóvenes y de los alumnos de más edad?
  2. ¿Hay alguna diferencia entre las “tecnologías del día a día” y las “tecnologías educativas”?
  3. ¿Qué clase de actividades admiten estas tecnologías en la vida cotidiana y en la vida académica –entre alumnos jóvenes y de alumnos no tan jóvenes–?
  4. ¿De qué forma afecta el modelo universitario a los alumnos en términos de uso y preferencias de TICs?

Sus conclusiones se parecen mucho a aquellas que aportaron otros muchos estudios que analizaban la educación en línea: la clave no está en la edad o la generación del alumnado; no son los factores más importantes.  De hecho, hay muchos otros factores a tener en cuenta:

Aunque se haya amplificado bastante el acceso y el uso de las nuevas TICs, la influencia de la metodología de enseñanza es crucial. En términos de los objetivos académicos, los alumnos parecen cumplir con los requisitos, programas educativos y proyectos de trabajo, tal y como sugieren Brown and Czerniewicz (2008). En cualquier caso, existe una clara relación entre la percepción de los alumnos sobre la utilidad de ciertas TIC y el uso de estas, sugerido por los profesores. En entornos educativos presenciales,  el modelo pedagógico parece basarse en un modelo tradicional. Las tecnologías de mejor apreciación corresponden a aquellas recomendadas por el profesorado donde los profesores imparten el contenido de su asignatura y los alumnos valoran el uso de las TIC en la presentación de dichos contenidos. En entornos en línea, el alumnado percibe la tecnología como un medio de apoyo al aprendizaje, de comunicación y, a la vez, de estudio. En este caso, la utilidad de las TIC no está relacionada con el contenido, sino con el proceso de aprendizaje”.

Estas conclusiones son notablemente parecidas a las del estudio “Aprendices Digitales en la Educación Superior”, basado en los siguientes interrogantes:

  1. ¿Los alumnos de educación postsecundaria hacen la diferencia entre el uso de las TICs con una finalidad educativa y su uso con un propósito social?
  2. ¿Qué impacto causa el uso social de las TIC en el entorno de formación postsecundaria?
  3. ¿Cuál es la relación entre los usos sociales y los usos académicos de las TICs en este tipo de formación?

Para profundizar más, véase el artículo “Aprendiendo digitalmente: un acercamiento a los alumnos en línea en el entorno UOC”, que también ha examinado el uso de las tecnologías digitales en una universidad española en línea, y también el artículo “Alumnos digitales en la educación superior: la generación no es la clave”, que ha analizado estos mismos temas en el contexto de formación institucional técnica/vocacional en Canadá.

Mark Bullen
Mark Bullen es especialista en educación y e-learning en la Commonwealth of Learning (COL), donde dirige iniciativas relacionadas con el e-learning orientadas al desarrollo de políticas y el fomento de las tecnologías de aprendizaje. Del mismo modo, proporciona asesoramiento a los gobiernos de la Commonwealth y a sus instituciones educativas sobre e-learning, políticas sobre TICs y buenas prácticas. Antes de trabajar para la COL, pasó siete años en el British Columbia Institute of Technology como decano adjunto y decano del Centro de Enseñanza y Aprendizaje.