Un modelo basado en el Factor Relacional

¿Es igual la lectura y escritura en la web, que en un texto impreso?

¿Es la tecnología una herramienta o un instrumento?

¿Podemos hablar de inteligencia colectiva y aprendizaje cooperativo, o es una pose más?

¿Por qué decimos que las TICs obedecen a un modelo y un discurso obsoleto?

¿Por qué decimos que las #TRIC son un modelo alternativo y un discurso emergente?

¿Qué sentido tiene seguir con el debate de tecnofobias y tecnofilias?

¿Cuántos cadáveres quedan entre la fascinación tecnológica y su adaptación?

¿Es posible un humanismo digital?

ESPACIOS LABERÍNTICOS

Vivimos tiempos de incertidumbre en espacios laberínticos, tiempos para remover las preguntas, más que para encontrar respuestas. Sin embargo, nos atrevemos a formular algunas hipótesis. Conscientes de nuestra limitación, pero animados por la energía de muchos de vosotros que nos habéis acompañado en estos cinco últimos años.

Se presentó nuestro libro “Comunicación Digital. Un modelo basado en el Factor Relacional”. En estos dos post, os ofrecemos algunos de los aspectos más relevantes, ya indicados en Habitaciones de CristalNos acompañan en este viaje Alba @oficial_cmv y Nerea @nereatts, a través de sus podcast y videoanimaciones que completan y enriquecen el texto escrito, que es comunitario, que nace y crece en el entorno @TRICLab.

Presentamos una “hoja de ruta” para no perder el norte de nuestra lectura y escritura. Abriremos las “redes de las mediaciones” y finalmente os explicaremos el “cómo se concreta nuestro viaje en un espacio formativo que puede ser virtual y/o presencial.”

CON B DE TRICLab

Laboratorio se escribe con B de #TRICLab. Experimentación y ocio son dos claves que han formado la identidad de esta plataforma cooperativa y transdisciplinar, en la que profesionales de la educación y la comunicación unen ilusión y esfuerzos.

Este laboratorio presenta su manifiesto, el próximo miércoles 18, donde abriremos nuestro nuevo espacio como plataforma y como comunidad abierta, que hibrida tres sectores tradicionalmente separados en España como son la educación, la comunicación y la salud.

I

El modelo educativo institucional está marcado por una clara linealidad y verticalidad en sus parámetros comunicativos. El centro de la autoridad del saber han sido la letra y el número en el soporte impreso, las paredes del aula han marcado la rigidez espacial, y los horarios, la solidez temporal. Con la aparición de las denominadas “nuevas tecnologías”, y los diferentes programas institucionales en sus múltiples versiones, desde el proyecto Mercurio, Atenea, Escuela 2.0, concentrados en las (mal) llamadas TIC.

II

La integración de la tecnología en el aula, ha sido básicamente para repetir de modo crónico estructuras verticales y unidireccionales, sólo centradas en la instrucción y la instrumentalización, pero sin considerar apenas las  dimensión comunicativa. ¿Cuándo comenzará a “medirse” la calidad de la educación por la calidez de su comunicación?

III

Del mismo modo, las redacciones de los medios de comunicación tradicional están todavía adaptando sus rutinas de trabajo a un cambio de mentalidad, en el que el soporte no es lo importante, sino la distribución de sus contenidos. Y en el que las audiencias se han convertido no sólo en objeto, sino también en sujeto del mismo quehacer informativo y comunicativo.

DEFINIDOS POR LA FRAGILIDAD

Animación de Nerea

La sociedad del siglo XXI ha dejado de moverse con conceptos perdurables y duraderos, es decir sólidos, para desembocar en una realidad definida por Bauman “Modernidad líquida” que no se puede planificar y que nos lleva a transitar sin saber por dónde ni hacia dónde, sin posibilidad de planificación y obligándonos a vivir en unos mundos definidos por la fragilidad, la inseguridad, lo momentáneo y lo transitorio.

Internet es una red global con poder de procesamiento de información y comunicación multinodal. No distingue fronteras y establece comunicación fluida entre todos sus nodos. La imagen de red, que configura y constituye nuestro cerebro, es una sugerente analogía para entender que el trabajo, el pensamiento y la cultura tienen hoy una estructura y sentido comunitario.

El maestro construye la escuela, el periodista es el mediador entre la actualidad informativa y el ciudadano. La interactividad permite que unos y otros, que ya no son instructores, ni transmisores, generen procesos de interacción.

Así aparecen las tRic, esa R de R-elación que abre dos direcciones.

1

Relacional de las habilidades psicosociales

La relacional de las habilidades psicosociales (HpV)  que permiten aprender, conocer, convivir en común. Es decir, la tecnología al servicio del educador y del periodista.

2

Relacional de las conexiones

La relacional de las conexiones entre unos conceptos y otros, unas disciplinas y otras. Sí, es verdad que el entorno digital complica el análisis en profundidad, pero facilita la asociación y la conexión. A modo de ondas expansivas, siempre en movimiento.

INTELIGENCIA COLECTIVA

Animación de Nerea

Así, la I de las TRIC, no solo es acumulación de datos y contenido inútil. En la medida en que el factor R-elacional permite y facilita la inmersión y la interacción, el usuario –convertido en individuo conectado, en #inteligenciacolectiva– forma parte del conocimiento.

La navegación por la red en la barca relacional provoca un proceso integrador. La inmersión gratificante, la interacción reflexiva y dialógica, mueven las emociones positivas y dinamizan las conexiones cognitivas. Los itinerarios hipertextuales, si están bien trazados, se cruzan y bifurcan con sentido en un acto de creación y análisis, en el proceso de alfabetización, que no es un acto individual, sino colectivo.

Por tanto, el Factor R cuestiona el despotismo imperante de la tecnología y sus tecnoutopías.

En una relación con la I-nformación, a la que invita al análisis y el pensamiento crítico. Dime donde pones la cámara y te diré quién eres. En una búsqueda de la información útil y significativa porque las redes sinápticas permiten ese conocimiento conectado.

En una relación con la T-ecnología, para que pueda facilitar, como lo hace en el ocio digital, la expresión de los gustos y necesidades, del valor conversacional, del intercambio, el préstamo, el remix.

En una relación con la C-omunicación, que ha estado subordinada a la tecnología. Una relación que modifica el “feed-back” por el “feed-feed” (Aparici y Silva, 2012), para construir conocimiento y comunidad desde la mediación y la reciprocidad.

TODO ESTÁ INTERCONECTADO

Firtjof Capra un reconocido científico que explora los trabajos de Leonardo da Vinci en sus estudios sobre la naturaleza. Destaca la visión orgánica que tenía el sabio renacentista del mundo y del universo. “Todo está interconectado”, “lo esencial no es la materia, sino las relaciones.” En la lectura de sus trabajos seduce una bellísima analogía entre la tierra y el cuerpo, en la que el agua es la sangre; la tierra, la carne; los estratos rocosos, los huesos; las mareas, las pulsaciones… Una visión holística en “un sistema vivo es más que la suma de las partes”.

Cuando comenzamos a nombrar el #FactorR esta idea latía con fuerza. El sentido integrador e inclusivo de la red de relaciones que es capaz de generar, modela una naturaleza y una estructura relacional.

Contiene y agrupa muchas habilidades sociales que permiten a cada participante un estado de bienestar con uno mismo y con los demás y con su entorno. Si estas habilidades proceden de la psicopedagogía, otras como la empatía, asertividad, control del estrés, equilibrio emocional, proceden del ámbito de la salud.

Cuando se habla de tecnología es muy fácil pensar solo en los riesgos, como también lo son las tentaciones de las tecno-utopías. Pero las propuestas que recogen las diferentes líneas de la promoción de la salud nos enseñan a convertir los riesgos en oportunidades y la prevención en promoción.

MODELO BASADO EN EL FACTOR RELACIONAL

Animación de Nerea

La producción digital es expresión individual y vivencia de grupo que se manifiesta en una doble y recíproca variante: social y lúdica.

Social

Porque permite crear un espacio y un tiempo que se convierten en oportunidad para el intercambio, el conocimiento, la identificación personal y el reconocimiento social.

Lúdica

Porque el empowermenty el engagement se producen en la no obligación, como una actividad que se inicia y termina en cualquier momento, con un ritmo y una emoción. No se trata solo de una mecánica autómata del juego, también es una dinámica que envuelve y compromete de modo integral al participante.

Castells y Damasio nos invitan a un horizonte neurosocial. El primero indica que la “sociedad-red” recoge la transición de las relaciones primarias (familia), y secundarias (asociaciones) en otras terciarias, representadas por las redes centradas en el yo-conectado, en la individualización en red. El sujeto construye una red on-off desde sus intereses y afinidades.

Damasio subraya el conjunto cerebro-cuerpo, frente al sujeto-red/sociedad-red de Castells. Si Damasio describe la bidireccionalidad entre neuronas y organismo, su colega dibuja las redes horizontales, interactivas, multidireccionales del ciberespacio.

Cerebro y red son dos analogías con escritura blanda, flexible, dinámica y abierta. Son la alegoría que conforma ese horizonte neurosocial que alimenta el entorno #TRICLab en su análisis y producción. Entendemos que si el oxígeno es imprescindible para la vida:

El valor relacional lo es para

el ecosistema digital