Cuando se diseña  una acción formativa en un entorno virtual de aprendizaje se tienen en cuenta numerosos aspectos,  la didáctica de aprendizaje,  la selección de contenidos formativos, el diseño  de materiales, la acción docente… pero hay un elemento que habitualmente no se contempla como un factor primordial  y que es crítico para garantizar el éxito del programa formativo: el  sistema de soporte al estudiante.

El objetivo principal de los sistemas de soporte es dar respuesta a las necesidades  de los estudiantes  y de esta manera aumentar el grado de satisfacción de los mismos. 

El conjunto de servicios  y acciones que forman parte de dicho sistema deben ser específicos para cada institución u organismo que realiza la actividad formativa y, sobre todo,  deben estar orientados a  proporcionar una atención personalizada.  No olvidemos que las necesidades de los estudiantes en un entorno de aprendizaje pueden muy diversas.  En primer lugar, los alumnos no sólo deben familiarizarse con las características específicas del programa formativo sino también con:

  • La metodología propuesta por la institución
  • La adquisición de hábitos y procedimientos de aprendizaje autónomos
  • El conocimiento de la las herramientas propias del entorno virtual

Además, los estudiantes pueden manifestar necesidades relacionadas con:

  • La información sobre el programa formativo y el proceso de matrícula
  • Información sobre servicios complementarios que ofrece la institución formativa (biblioteca, orientación profesional…)
  • Soporte técnico
  • Trámites administrativos
  • Calificaciones y certificaciones

Los resultados de la implementación de un buen sistema de soporte al alumnado,  por otro lado, son altamente beneficiosos para la institución educativa: previene el abandono y  favorece la  fidelización de los estudiantes virtuales.  De esta manera puede convertirse en un indicador de calidad más a la hora de valorar el programa formativo y los servicios proporcionados.

Además, es importante tener presente que, cada vez más, el futuro de la educación pasa por el establecimiento de itinerarios personales de aprendizaje, y por tanto,  conocer y satisfacer las necesidades de los estudiantes puede  ayudar a la institución educativa  a diseñar  nuevas acciones y servicios orientados  a posibles nuevos escenarios.

En cuanto al diseño de los sistemas de soporte existen diferentes metodologías y protocolos de actuación que facilitan el desarrollo e implementación de los mismos.  Como elementos importantes destacaría:

  • La importancia de definir los objetivos del sistema de soporte en base a los principios y filosofía propios de la  institución y los recursos disponibles  (tanto humanos como económicos).
  • Diferenciar las fases  de intervención en actividades virtuales  ayuda a planificar y definir los servicios que se ofrecerán.  Como marco general de referencia estas fases pueden resumirse en:

ENTORNOS-VIRTUALES-DE-APRENDIZAJE-Magazine-INED21

En cada una de estas fases la institución educativa deberá definir  y establecer las acciones de soporte adecuadas para dar respuesta a los diferentes tipos de necesidades.


Bibliografía

BORGES, Federico (2005). “La frustración del estudiante en línea. Causas y acciones preventivas”. Digithum [artículo en línea]. UOC. N.º 7. [Fecha de consulta: 27/02/15].
SMITH, Peter (2014).  “The Coming Era of Personalized Learning Paths” . EDUCASE Review [artículo en línea]. [Fecha de consulta: 27/02/15].