LÍDER

El papel del profesor ha de cambiar igual que ha de cambiar el paradigma; si no, seguiremos perpetuando los defectos de un sistema que no prepara para el siglo XXI. El profesorado ya no es el detentador exclusivo del conocimiento ni el mero administrador de contenidos o herramientas. Ya no es el que enseña sino el que favorece ambientes de aprendizaje. Ya no instruye, provoca. Ya no dicta, sugiere. Ya no etiqueta, acompaña. Los educadores deben ser líderes.

Antes, el profesor portaba los contenidos; era el garante último y principal de la transmisión de conocimiento. Hoy, ese conocimiento llega a los alumnos por múltiples canales y en múltiples versiones.

Ya no es cuestión de mostrar contenidos, sino de ofrecer, desde la experiencia y el talante, mecanismos para buscarlos, descifrarlos y comunicarlos.

Ya no es un mero calificador sino alguien que cree en la evaluación en positivo. Ya no es un administrador de tiempos y notas sino un provocador que empatiza, crea vínculos y, a partir de ellos, genera acciones que desarrollen las distintas inteligencias del alumno.

CARACTERÍSTICAS

lideres-del-aula-06-ined21

Es decir, ha de reunir las características de un líder:

Atento

Al grupo al que acompaña, entendiendo que no trabajan para él sino con él; dominar las técnicas de team-building para generar espacios y momentos de desarrollo y no dar por hecho que un aula y una sesión ya los crean per se.

Flexible

Sabiendo que la programación es un rumbo, no un camino exacto, amoldando sus propuestas a las diferentes sensibilidades, lo cual no significa una mal entendida “atención a la diversidad” sino comprendiendo que cada alumno es individual pese a que la escuela tienda a una limitante estandarización. Sin espíritu creativo, nunca será un buen líder.

Generador de vínculos

En definitiva, ha de ser alguien que provoca, que emociona, que desprende magnetismo, que hace de la sensibilidad su fortaleza y de su experiencia, herramienta para el desarrollo de sus destinatarios. Está más que demostrado que se aprende desde el vínculo emocional.

Actitud generosa, optimista, positiva

Un líder no es un jefe. El jefe manda, homogeniza, censura, clasifica. El líder propone y estimula, recompensa, usa un lenguaje asertivo, es equitativo, entusiasta, favorecedor y cree en su equipo, en el trabajo cooperativo y en el bien colectivo por encima del éxito individual.

Me preocupa que se mida la competencia profesional de un profesor por sus conocimientos y no por elementos como la sensibilidad, la empatía o las dotes para comunicarse, porque creo en el liderazgo como motor del cambio.

REFERENTES SIGNIFICATIVOS

lideres-del-aula-01-ined21

Cada cual ha de ser un líder en su parcela, en su asignatura, en su actividad con un grupo de personas con quienes nadie ha dicho que sea sencillo trabajar. No se trata de establecer sistemas asamblearios ni de consensuarlo todo con el alumnado; en absoluto: es el profesor quien tiene la autoridad (y ésta, recordemos, se gana, no se impone). No se trata del “todo vale” ni de ser utópicos, sino de ofrecer referentes significativos a nuestros alumnos.

Líderes como tantos profes que se dejan la piel inventando situaciones de aprendizaje. Como tantos profesionales que hacen de su trabajo una vocación, y viceversa, y que acompañan en esa etapa de la vida en la que:

Los modelos de conducta serán decisivos para forjar

las personas del futuro

Mikel Alvira
Tiene una trayectoria de más de veinte años en órganos de gestión, dirección y decisión, pero, sobre todo, con una opción personal decidida por la educación al margen de lo educativo. Eso es lo que él llama educación divergente. Crítico con el sistema educativo actual y con los principios metodológicos habituales, aboga por la educación entendida como acompañamiento, superando la mera instrucción y militando la inclusión, la emoción y los vínculos como marcos imprescindibles para educar. En colegios, sí; en aulas, sí; en la realidad que tenemos, sí. Pero con otras claves. Licenciado en Historia por la Universidad de Deusto, ha impartido clases en esta misma institución durante trece años, tanto en Filosofía y Letras como en el Instituto de Estudios de Ocio, en equipos de docencia y con alumnado de diferentes edades, sensibilidades y procedencias, como reflejan su paso por CIDE (alumnos de universidades de USA). Asimismo, lleva casi veinticinco años como profesor en Enseñanzas Medias, desarrollando su labor como docente en Bachillerato y ESO, así como en Proyectos de Refuerzo Educativo Específico y Diversificación Curricular, además de ocupar puestos de responsabilidad en Dirección. Formado en innovación metodológica, lleva varios años colaborando activamente con Innovación Educativa del Gobierno Vasco (Berritzegune), con la agencia vasca de calidad Euskalit (en donde ha sido evaluador en procesos de gestión integral) y con centros educativos en los que requieren su asesoría. Alvira cree en los vínculos como herramienta educativa, entendiendo que el currículo es la excusa para ayudar a cada alumno a desarrollar sus capacidades. Habitual de foros, cursos y encuentros, el valor añadido de Alvira es su capacidad para comunicar, reconocido como orador, su fuerza está en la pasión con la que transmite, algo que queda igualmente patente en su faceta como escritor, con varios best-sellers en su haber y su reciente “La Novela de Rebeca” (Ediciones-B) presente en España y Latinoamérica.