SE

SINDROME DE ESTOCOLMO

Recientemente descubrí un número de la revista Cuadernos de Pedagogía de 1985 (el 122) que dedicaba un monográfico al libro de texto, así que le “hinqué el diente”. ¡Dios mío, parecían haberme escuchado desde el pasado! Juro que yo lo leí hace pocos días y nada tuvo que ver con mi postura, o sea, que hay una bolsa de sentido común pedagógico flotando por el ambiente desde hace décadas y nadie se lo toma en serio. Se respira y se olvida.

SÍNDROME DE ESTOCOLMO 03 INED21

AC

AMBIENTE CULTURIZADO

En el citado monográfico escriben autores importantes como Francesco Tonucci o Francesc Imbernon. El primero nos informa de que la ley italiana de 1978 preveía (incluso alentaba) la posibilidad de prescindir de los manuales. El segundo cita, ya en aquella época, todos los defectos e inadecuaciones pedagógicas del libro de texto que aún se nos ocurren hoy día. Ambos proponen un ambiente culturalizado, es decir, biblioteca en cada clase y múltiples materiales. Mi originalidad al traste. Muchos llegamos 30 años tarde.

Lo curioso es que sabiendo lo que sabemos seamos incapaces de aplicarlo. Como dice el tango, 30 años no es nada. De hecho, Imbernon ya advierte con clarividencia las dificultades del proyecto:  ¿Quién pondrá en pie la montaña de libros alternativos y en qué plazo? ¿Cuándo y cómo empezarán los aprendices de profesores a entrenarse en el manejo y la dirección de nuevos materiales? Tonucci nos relata la fracasada experiencia de la Biblioteca di lavoro, remedo de la bibliothèque de travail (BT) freinetiana, que intentó traer a Italia lecturas alternativas (en España, lo probó la editorial Laia en los años 60 y 70 con la BTj, también sin futuro).

Hay una bolsa de sentido común pedagógico

flotando por el ambiente desde hace décadas

Entre los maestros y pedagogos con los que puedo conversar, percibo diversas actitudes: a) los que se sienten cómodos con algún libro y sólo improvisan algunos añadidos personales (a ellos se dedican los pedagogos para encontrarles maneras de elegir el texto ideal); b) los que lo ven como un mal pero no encuentran alternativa (algunos cansados de haber probado alguna); c) los que opinan que aporta orden y se usa sólo “como un material más”; d) los que ya cansados de una polémica “irresoluble” lo han acogido como mal inevitable; e) los que opinan que todas las críticas se referían a los monstruosos ejemplos de antaño, pero que el manual ha evolucionado perfectamente y aún está por dar lo mejor que tiene (y además están alborozados por las posibilidades de lo digital). Los pedagogos, en general, después de criticar todo lo criticable del instrumento, pasan a aceptarlo como “lo normal” y prescriben métodos de escoger el más adecuado.

PEDAGOGO ≠ EDUCADOR

Diríase que hemos establecido con los libros de texto la mentalidad del secuestrado: “No tenemos alternativa, pero ¡nos trata tan bien!”. “¿Libertad? Bueno, podría estar en otros sitios, pero aquí no me va mal y me deja hacer lo que quiero”. Síndrome de Estocolmo, le llaman, por un atraco a un banco sueco del año 73 en que los cuatro rehenes defendieron a su captor después de liberados. Y creo que lo manifiestan especialmente los editores, maltratados por los plazos y los currículos cambiantes. Simplemente están adaptados a una idea, una forma de trabajar y a un mercado. Su liberación podría consistir simplemente en trabajar todo el año en la misma cultura que producen y mucha más y en formatos mucho más creativos. Yo no dudo que el mercado les acompañaría.

SÍNDROME DE ESTOCOLMO 02 INED21

NV

SIRVE, PERO NO VALE

Desde mi punto de vista el libro de texto, antes del bachillerato, sirve pero no vale. Es decir, presta un servicio a los profesores, pero no tiene un gran valor para los alumnos. Todo está, claro, en lo que consideremos valor. Que le ayude a estar al día, a recordar, a preparar exámenes es un servicio, pero el valor consistiría en la profundidad del reto, en la ayuda a la comprensión y el sentido. ¿Ayudan los libros de texto a “ver el mundo”? En fin, cada cual que piense lo que quiera.

A los maestros y pedagogos les diría que pensaran —honestamente— a quién favorece más el manual, a quién le ayuda más a desarrollar-se como profesional o como persona, al profesor o al alumno. Tal vez, pensemos que ésa no es su misión, que simplemente es un marco dentro del que moverse con comodidad o en el que relacionarse. Y entonces preguntarse hasta qué punto la comodidad conviene al desarrollo o si la relación que promueve es la óptima.

Porque en el marco del libro de texto suele aparecer la discusión sobre “los mínimos”. ¿Qué contenidos y qué procedimientos son los mínimos que pueden exigirse a todos los alumnos? Esos que deberán quedar adecuadamente remarcados en cada manual.

Cuando el paradigma actual nos pide que cada alumno avance hasta el máximo de sus posibilidades. En una pedagogía mediada por contenedores estancos (léase libros de texto) se tenderá hacia los mínimos.

En una pedagogía mediada por contenedores abiertos, las murallas quedarán abiertas para la exploración personal y los máximos serán para todos.

SÍNDROME DE ESTOCOLMO 04 INED21

Y a los que aducen que los libros de texto sólo son un material más, les diría que después de gastar 200 o 300 euros anuales por familia (o 500 millones en total) en libros iguales para cada alumno, la alegría del material pedagógico se apaga (excepto en núcleos muy elitistas). Pero si en lugar de pocos contenidos individualizados en un libro particular, ponemos muchos contenidos socializados en un aula para todos en lugar de luchar por unos mínimos para todos, estaremos luchando por unos màximos para cada uno.

Todo eso no anula las legítimas reticencias de pedagogos como Imbernon. Quién y cómo inicia un tránsito que cuanto más libre más profundo y duradero será. Y es que se trata de un paso que deben dar muchos estamentos conjugados: profesores, facultades, editores, claustros, asociaciones de padres, administraciones… Ésa es la madre de todas las batallas, sólo pensemos si nuestros hijos lo valen.

Josep Maria Turuguet
Licenciado en Prehistoria e Historia Antigua. Profesor de EGB y Primária entre 1980 y 2000. Redactor de textos escolares y enciclopedias juveniles para la editorial TEXT/LA GALERA. Autor de novela juvenil. Postgrado de Edición en la UOC. Autor del proyecto Biblioteques d'Investigació Jove y del blog LLIBRE DE TEXT: L'ANCIEN RÉGIME. Miembro de la Societat Catalana de Pedagogia y del grupo "Narració i pedagogia". Actualmente retirado.
  • Pingback: LIBRO DE TEXTO Y SÍNDROME DE ESTOCOLMO -...()

  • Benjamín Collado Gimón

    Mi opinión como alumno.
    Saludos.
    Quería comentar que me parece muy buen post, pero difiero un poco como alumno de FP de grado superior. Estoy estudiando online en Castilla La Mancha. El temario es colgado secuencialmente en la plataforma. Con las guías de estudio de las asignaturas, nos dan la opción de comprar un libro o varios de los que ponen en una lista (no se exige ni entran como temario obligatorio en los exámenes). Tras haber podido escoger que libro me gustaba o me parecía más amplio entre las distintas editoriales para cada asignatura, he de decir que en general me han decepcionado un poco. Carecen de recursos de ampliación, vídeos, links, etc.

    Mi opinión difiere en que yo estaría entre los que ven el libro como “un material más”, pero entendiéndolo como el eje troncal de lo que se supone que debo saber como básico. Es decir, no es que te vaya a exigir esto en el examen, es que este es el guión sobre el que debes ampliar todos los conocimientos del curso. P.e., en el libro explica que las agencias de publicidad elaboran un briefing publicitario para una campaña a cada cliente. Yo debo investigar por mi cuenta como elaborar ese briefing. O que me lo amplíen en vídeos o suplementos. Pero siguiendo un guión común del que todos debamos partir.

    Entiendo que esta opinión es más asequible en cursos superiores porque se supone que buscas el aprendizaje para mejorar en tu trabajo o carrera profesional, no con el único fin de obtener un título. Pero vería mejor forma de evaluar el trabajo hecho durante el curso con un portfolio de lo que he investigado, ampliado y trabajado durante el curso en base a un temario común, que no en un examen de una hora en la que te comen los nervios!!

    Gracias por el blog. Es la primera vez que leo sobre la Flipped Classroom y me parece muy interesante. Un saludo

  • Pingback: LIBRO DE TEXTO Y SÍNDROME DE ESTOCOLMO -...()

  • Pilar Parra Sanchez

    Soy alumna de Pedagogía. Me ha gustado la relación del Sindrome de Estocolomo con los libros de texto. Todos sabemos que hay algo de malo en ellos, y aun así los seguimos utilizando.
    Los libros de texto van disminuyendo a medida del curso educativo. En el bachiller van desapareciendo, y los profesores dan sus propios apuntes porque muchos de los libros no se adaptan a su metodología o a su temario.
    En la universidad se prescinde de ellos, en la mayoría de las asignaturas son optativos, y además que son caros, los estudiantes prefieren “pasar” de ellos.
    Otro problema en cuanto a los libros de texto, es que no toda la gente puede optar a ellos económicamente. Cada vez hay menos ayudas por parte del gobierno, y luego se quejan de que hay un rendimiento académico bajo o que el abandono escolar aumenta.
    Un saludo

  • Marta

    No se si es cultural-religioso, pero tenemos la creencia que la letra con sangre entra… el hombre puede llegar a la luna pero es incapaz de informatizar y des-dramatizar la educación de nuestros hijos.