Si nos fijamos y analizamos el funcionamiento de una banda de jazz, nos daremos cuenta de que una escuela creativa debería funcionar igual que lo hacen estas bandas.

JAZZ-01-INED21

Para entender este artículo es necesario sustituir varios términos musicales por otros términos educativos. Líder – Docente / Músicos – Alumnos / Banda – Escuela / Partituras – Libros / Música – Aprendizajes

LÍDERES – DOCENTES

Las bandas de jazz tienen líderes. Líderes que tratan con respecto a sus músicos y que son un miembro más de la banda. Líderes que dan espacio y tiempo a cada músico para que pueda expresarse de manera propia y con creatividad. Líderes que saben escuchar para conseguir un ritmo vivo y bailable llamado swing. Líderes que tiene la bella oportunidad de destacar lo mejor de cada músico y hacerlo aflorar.

MÚSICA – APRENDIZAJES

El sonido de estas bandas es la suma de todos los instrumentos. Suma que se produce cuando músicos y líderes son capaces de escucharse y respetarse, de transmitir buenas vibraciones colectivas y  de hacer que coexistan de manera armoniosa varias voces e instrumentos. Si esta suma tiene lugar conseguiremos una música versátil, libre, democrática y en continua evolución. Una música donde el fraseo (organización expresiva de la música) estará presente para expresar la creatividad y emoción particular de los músicos.

PARTITURAS – LIBROS

Las partituras ocupan un lugar secundario en el jazz. El jazz aporta un patrón y unas líneas genéricas  amplias que articulan la creatividad y la innovación de la banda. Esto permite que cada músico encuentre su espacio para expresarse sin imposiciones, para disfrutar de su talento y para compartirlo con los demás.

MÚSICOS – ALUMNOS

Todos los músicos de una banda de jazz tienen algo que aportar, todos son inteligentes de alguna manera. Interactúan y trabajan en equipo, disfrutan de una libertad individual basada en el compromiso hacia el grupo. Son músicos capaces de escribir la partitura mientras tocan, capaces de utilizar su creatividad para improvisar y solucionar problemas. Estos músicos saben que tienen libertad para expresarse y entienden muy bien esa libertad a través una frase común en el mundo del jazz y en las escuelas creativas: Cómo puedo yo ser yo sin impedir que tú seas tú.