LA RED, ESCENARIO DE FRICCIÓN-2

Juan Domingo Farnós y Marcela Momberg

A dos voces

II

 Marcela Momberg

Los hechos descritos por Juan Domingo perfectamente los podríamos describir en el aula como «lo que nos quita el sueño», y no solo en el aula, sino también a nivel de padres, y como organización educacional, damos palos de ciego sin aun acercarnos, por la velocidad de la reacción humana comparada con la de los cambios tecnológicos y las explosiones sociales.

Hay hechos tan evidentes que la comunidad social asumió con convicción o se dio por enterada, lo que no significa comprender y saber qué hacemos ahora, cómo reaccionar, y, principalmente, cómo volver a la base para saber donde estamos parados e iniciar todo de nuevo (touch base).

Hace años que las comunicaciones y la tecnología nos cambió la vida y que tenemos gigs (aparatos tecnológicos) que hasta nos permite hacer los deberes hogareños con una aspiradora que piensa sin estar presente, que solo tenemos que comandar a distancia con un teléfono inteligente.

En el aula no ha sido distinto, es aún peor, la tecnología y las comunicaciones sociales sacó de raíz los modelos, la forma de comunicar el pensamiento de los alumnos y el modo de llegar a un pensamiento crítico autónomamente, sin nuestra participación.

Uno de mis artículos en INED21 describe el fenómeno y la problemática, el nativo digital ingresó a la vorágine de las comunicaciones, información, redes sociales y aplicaciones indiscriminadamente, sin ninguna supervisión, utilizaron la esencia de la red y la tecnología, «usame como quieras», niños sin ninguna preparación ni pensamiento crítico en desarrollo, pasaron de ser Nativos digitales a Huérfanos digitales, sin ningún tipo de apoyo paternal, pedagógico ni institucional.

Ni la propia Red tiene una

lógica definida

En resumen, pasaron por sobre nuestras cabezas y nos dimos cuenta tarde. Lo peor de todo es que el ciclo aun no se cumple, muchos aún no se dan cuenta, es como describe Juan Domingo para el ambiente laboral:

Muchos educadores están experimentando el dolor al verse obligados a comprender  la insuficiencia de sus propios procesos de creación de conocimiento y de gestión, en relación con sus competidores, su industria o las mejores prácticas actuales en otros lugares.

Hay hechos esenciales que no podemos negar a nivel educacional, estamos llenos de tecnología, formas de comunicarnos y problemáticas para las que aún no encontramos respuestas. El hecho de que los jóvenes escasamente ocupen las redes sociales para educarse no me preocupa en lo particular, la conferencia que nace del hecho comunicacional ya es una capitalización, comenzó la conferencia.

Me preocupa no haber entregado aún la base de pensamiento a mis alumnos para que

Cuando entren a la red, sepan investigar en forma y fondo.

Entiendan que la validación de fuentes de información es vital para el desarrollo, para alcanzar un objetivo y «sobrevivir» en el medio.

Y lo más importante de todo desarrollo educacional: el pensamiento crítico de nuestros alumnos en su desarrollo social.

AUTOPISTA ADECUADA

Mi experiencia en el aula me permite afirmar que estos tres valores esenciales son primordiales y son mi foco de atención. Si estos están considerados en el modelo educacional, sin duda que estoy en la «autopista adecuada», si ellos usan las redes sociales para advertir alguna colaboración de conocimiento, que sea bienvenido su uso, es una conferencia del conocimiento, que existan muchas aplicaciones aún mejor, no es de  mi interés la forma en que los alumnos quieran usar la tecnología y las comunicaciones.

Las aplicaciones y sistemas pasan y son remplazados rápidamente, solo me interesa que se dé el fondo pedagógico, el desarrollo cognitivo y su pensamiento crítico. Tengo alumnos de 11 años desarrollando en aplicaciones gráficas, aplicaciones en Minecraft dignas de un equipo creativo, otros alumnos potenciando sus canales de Youtube y otros emprendiendo sus propios negocios; sin duda, estos chicos están desarrollando tempranamente una vocación y como educadora habré contribuido a su desarrollo.

El conflicto administrativo que aún no está resuelto es el de que al establecimiento educacional donde nos desarrollamos más le importe qué promedio en Matemáticas sacó mi alumno –podría ser una maestra desempleada dentro de poco–.

Soy consiente de que una de las técnicas y habilidades que debo enfatizar es la del desarrollo de la investigación como forma de aprendizaje, esto es, que nuestros chicos comprendan y utilicen conceptualmente un método de cómo Investigar.

Es una realidad que los chicos entraron a Internet intuitivamente, sin supervisión y sin apoyo pedagógico. Tenemos que volver a la base y desarrollar científicamente en los alumnos habilidades y pensamiento crítico para  investigar y discriminar la información.

Esto es como que si un deportista no hiciera elongación, ni una adecuada preparación física antes de una competencia… si inicia un deporte competitivo, terminará «desgarrado».

Esto es lo mismo, si no preparamos a los alumnos a temprana edad a investigar. Lo más probable que los vicios  adquiridos terminarán por desviarlo de la ruta. La investigación en esta era de la educación es la forma en que nos comunicamos con los alumnos, el antiguo método del profesor dictando una cátedra y memorizando está en franca retirada.

Hoy estamos enterados de hechos, ellos entran a la Red por muchas razones, se inician intuitivamente, parten por lo más lógico dentro de su medio social e intelectual, luego se «hacen amigos» de aplicaciones, desarrollan habilidades intelectuales y comunicacionales, y aquí comienza nuestra problemática, cuando estos niños llegan a la educación estandarizada y en lo que nos cuesta ponernos de acuerdo como profesores, autoridades educativas y direcciones educacionales,

Nuestros gurús nos dicen que en la medida que estas desarrollen el pensamiento crítico está bien, pero la dirección estructurada de nuestra profesión no lo entiende de la misma forma y requieren de profundas pruebas y evaluaciones, muchas de estas que ni nosotros entendemos, por lo que en mi caso he optado por convivir con evaluaciones en paralelo, por salud mental, quiero más tiempo libre para desarrollar la innovación en mis alumnos que detenerme en encontrar una fórmula burocrática que deje a los administradores contentos.

¿ADMINISTRADORES CONTENTOS?

Les invito a desarrollar ideas y alternar con nosotros sus experiencias en el aula.

Dejo en esta columna el desafío para Juan Domingo para que desarrollemos el tema de la Información, cómo se formó Internet y cómo la Red es el «depositante» de la información, qué niveles usamos, qué es el Big Data y cómo con un pensamiento crítico, las TICs se convierten en la forma en la que un ser humano encuentra respuestas. Apasionante.

Les comento que en el Cono Sur estamos en vacaciones hasta Marzo pero siempre estoy dispuesta a ser parte de una buena idea, un abrazo para todos.

Compartir
POST ANTERIOREL NIÑO SOY YO
SIGUIENTE POSTEL SÍNDROME DE CRONOS Y LA ESCUELA
Profesora de IB e Historia y Geografía, licenciada y Pedagoga en Educación de la Pontificia Universidad Católica – Chile. Ha cursado diversas capacitaciones en Chile como también en Argentina y la Universidad de Cambridge, UK. Se ha especializado en Educación 2.0 con énfasis en manejo de recursos digitales en la educación. Con 20 años de experiencia como maestra aula, lleva 5 años como conferencista y consultora en Educación 2.0 dando charlas, capacitaciones y seminarios en colegios públicos y privados, universidades e institutos profesionales de enseñanza técnica profesional. Marcela escribió el libro “Huérfano Digital” en venta a través de Amazon. Autora del libro “Educando a futuros líderes”, autora del libro digital para docentes para el uso de TIC's utilizando el Descubrimiento de América como desarrollo tutorial de profesores y editando su próximo libro “La Revolución del Aula” pronto a ser publicado.