Define la real academia abrazo como: ‘acción y efecto de abrazarse, ceñir o estrechar entre los brazos’.

ABRAZOS-INED21

Desde que somos pequeños, utilizamos el lenguaje no verbal, y una parte de ello es el contacto físico.

La comunicación del tacto es una parte muy importante para nuestro crecimiento emocional y, sin embargo, es una de las que menos se utiliza.

Tocar y ser tocado

es una necesidad

Las manos trasmiten, son uno de los comunicadores por excelencia, así que debemos utilizarlas, acariciar; dar la mano, un abrazo, trasmite muchas veces esas necesidades que tenemos. Y por vergüenza no lo solicitamos. Que la gente se toque no está bien visto por la sociedad, solamente está permitido en momentos determinados, (pareja, masajista, medico, peluquería…); nos movemos con vergüenza, y necesitamos tanto que nos toquen, tenemos tanta necesidad de afecto, de solidaridad, de cercanía… El tacto es la única manera de trasmitirlo.

Los abrazos, además de hacernos sentir bien, se emplean para aliviar el dolor, la depresión y la ansiedad. Provocan alteraciones fisiológicas positivas en quien toca y en quien es tocado. Acrecientan la voluntad de vivir a los enfermos.

4 8 12

Es de todos bien sabido que cuatro abrazos al día son necesarios para sobrevivir, ocho para mantenerse y doce para crecer como personas.

Cuando nos tocamos y nos abrazamos con espíritu solidario y alegre, llevamos vida a nuestros sentidos y reafirmamos la confianza en nuestros propios sentimientos.

ABRAZOS-03-INED21

Un abrazo hace que uno se sienta bien todo el día, abrace al que tiene a su lado y compruébelo.

El acto de tocar puede comunicar más amor en cinco segundos que la palabra en cinco minutos. Abrazar a alguien que ha tenido un mal día puede ser mas curativo que todas las palabras de apoyo que podamos articular. Saludar a alguien con un tierno abrazo le estamos trasmitiendo de una manera sincera “estoy realmente contento de verte”.

A veces tratamos de buscar la palabra adecuada, para expresar lo que sentimos y nos cuesta mucho trabajo encontrarlas.

Intenta con un abrazo,

a ver qué pasa

¿Qué es la abrazoterapia? El término se le atribuye a Kathleen Keating, quien escribió un libro, sencillo pero con mucho talento, humor y calidez sobre el tema de los abrazos. Abrázame. (ED. Javier Vergara) Para mí, la definición perfecta sería una “sesión de mimos”.

Desde el punto medico: La abrazoterapia nos habla de que el contacto terapéutico, reconocido como instrumento esencial para la curación, forma parte del adiestramiento de las enfermeras, en la actualidad, en varios centros médicos de importancia. Se lo emplea para aliviar el dolor, la depresión y la ansiedad; para acrecentar en los pacientes la voluntad de vivir; para ayudar a los bebés prematuros (que se han visto privados de contacto en sus incubadoras) a crecer y
fortalecerse.

Así es que el primer paso para llegar a ser unos buenos “abrazadores”, sería abrir nuestro corazón y nuestro cuerpo a todas las sensaciones, olvidándonos un poco de esos molestos sentimientos de vergüenza, timidez, ridículo… que nos coartan y nos alejan del bienestar, y lanzarnos a la aventura de la experimentación.

EL PODER DE UN ABRAZO

Para abrazar solo se necesita, una persona dispuesta a recibir y a mostrar su vulnerabilidad-abrazado- y otra, preparada para aventurarse a entregar una pequeñísima parte de sí mismo.

Y además…

Estar dispuestos a sacar el niño que llevamos dentro.
• Explorar y ponerse en contacto con la parte divina que todos poseemos.
• Honestidad sincera.
• El abrazo precisa valentía para ser vulnerable, y conlleva el riesgo de que nuestro abrazo sea rechazado o mal interpretado.
• El abrazo es asexual, cuidado con abrazar indiscriminadamente a cualquiera.
• Afirma y aumenta nuestra capacidad de compartir.
• Armoniza los corazones de los amigos.
• El abrazo crea cierto tipo de adicción al cariño, al altruismo, la alegría…
• Al igual que la risa, es altamente contagioso! Y puede provocar fuertes reacciones de celos en quien nos ve abrazándonos y no se atreve a participar del abrazo.

“El alma encuentra muchas formas de expresar lo que uno siente,

haz del abrazo una de ellas…”

Así que:

Abraza:
A tu ser querido
A tus amigos
A tus niños
A tus viejos
A tu mascota.
Abraza a todos…

ME GUSTA DAR ABRAZOS

Con un abrazo se confunde todo, incluso el hielo más duro, la amistad más grande, el amor y yo no quiero confundir con abrazar, porque a mí siempre me han gustado los abrazos, es más creo que sin abrazos no podría vivir, son más importantes que los besos y mira que los besos son importantes, creo que nada es más placentero después de una larga conversación y un beso que un abrazo. Pero hay muchos tipos de abrazos, por otra parte, están los abrazos de colores, que son los que los niños te dan, o sea los que yo te doy, mis abrazos son de colores porque son de niño y me gustan porque son de esos en los que cuando los das y te los dan te sientes protegido, sientes que te envuelven, pero yo creo que ese tipo de abrazo solo te lo doy a ti, porque cuando abrazo a mi madre, ella me dice que ese abrazo no es de colores, sino de lluvia fresca y otras veces me dice que es de nube, bueno yo sé dar muchos tipos de abrazos, pero para ti solo utilizo el de colores porque sé que te gusta el arco-iris. Luego están los abrazos de sabores que son los que me das tú, esos abrazos son dulces y parece que me esté comiendo un caramelo de fresa o un helado de chocolate, nadie me da abrazos de sabores como tú. El otro día iba andando por la Avda. Cabo de Gata y vi como una pareja de enamorados se daba un abrazo, me quedé pensativa porque ese tipo de abrazo no lo había visto antes, era azul y era muy bonito. Luego los abrazos que me daba mi abuelo eran de oso panda y mira que no me gustan los osos, pero esos abrazos me encantaban. En fin, que te mando un abrazo de cada tipo por todos los besos de colores que tú me das.

(Virginia Fernández).

CÓMO PUEDE INFLUIR EL TACTO Y LOS ABRAZOS EN LAS PERSONAS MAYORES

El sentido del tacto, posiblemente, sea el último en desaparecer, por lo que es especialmente eficaz con las personas mayores, Éstas representan el porcentaje de población más aquejado de enfermedades y dolencias y también suelen ser los más carentes de tacto a nivel emocional. En la sociedad en que vivimos actualmente, cada vez hay más ancianos que viven solos; esto implica que sobreviven desatendidos física y emocionalmente, que soportan solos sus dolencias, su propia degeneración física y su soledad al fin y al cabo.

Cómo les puede ayudar un abrazo:

Primero acrecienta su bienestar fisco y mental.
• Ahuyentando la soledad.
• Nos tranquiliza, y hace que desaparezcan los miedos.
• Retrasa el envejecimiento.
• Hace soportables los días insoportables.
• Fortalece la autoestima.

Un abrazo nos da Seguridad, pues todos en la vida necesitamos sentirnos seguros. Nos da protección y serán los ancianos y los niños los que más la necesiten. Nos da Confianza. Nos da Fortaleza, cuando trasferimos nuestra energía con un abrazo, aumenta nuestras propias fuerzas. Nos da Autovaloración nos sentimos reconocidos y valorados como personas.

En muchos de los talleres que realizo con los mayores, una de las dinámicas con las que trabajo de manera habitual consiste en crear un buen ambiente donde cada uno sea protagonista durante un periodo pequeño de tiempo, durante el cual pedirá a sus compañeros algo que desee y que en su vida cotidiana, le da vergüenza o no se atreve a pedir.

La gran mayoría pide dos cosas: La primera, que sus compañeros le den un fuerte abrazo. La segunda, que le digan cosas bonitas que le hagan sentirse bien.

Si reflexionamos sobre este hecho, esto nos confirma la opinión que siempre he tenido de que uno de los principales motivos que hacen que se acerquen a estos talleres, es la gran necesidad de ser escuchadas/os, de contar cosas, sentirse entendidas/os, que reconozcamos la labor que realizan y lo poco que se le valora en su entorno familiar.

Como dije en un artículo anterior, son personas resignadas en su casa, pero con ganas de conocer gente nueva, que las valore y que compartan con ellas las ganas de crear y jugar, que entiendan sus necesidades y que juntos investiguen ese mundo interior emocional, que tanto tiempo han tenido dormido.

Y eso es uno de los objetivos de mis cursos y talleres: tratar que comprendan que sus problemas tanto a nivel fisco como afectivo son los mismos que tienen sus compañeras/os y a la vez tomen las riendas y se expresen libremente.

Y poco a poco, con mucho esfuerzo por todas las partes, se va logrando. Ver cómo cambia sus caras cuando son abrazados, como se emocionan y como sus emociones se disparan, logrando que el grupo se sienta participativo y receptivo hacia la persona que en ese momento está siendo abrazado. Tengo que decir que es algo conmovedor y esperanzador.

Es importante que nuestros mayores comprendan que se siente cuando abrazamos a otra persona. Debemos aprender a distinguir como ese contacto puede ser: calmante, cariñoso, afectivo, consolador o nos produce seguridad.

A veces pienso, en la suerte que tienen los animales, en como los tocamos, en como damos muestras de cariño al hacerlo y me hace pensar que sean ellos los que reciban lo que nosotros, como seres humanos, tanto necesitamos.

A medida que vamos envejeciendo, van disminuyendo las oportunidades de contacto físico y más si uno de los dos miembros de la pareja fallece, entonces es cuando el contacto físico del que sobrevive desaparece casi por completo.

ABRAZOS-02-INED21

Y es en la vejez cuando necesitamos más contacto, pues es cuando nos encontramos más asustados, solitarios y deprimidos.

Quiero finalizar este articulo, con un poema que me causó un gran impacto. Un poema que encierra una gran ternura, nostalgia y provocó en mí un cierto escalofrió que no me dejó impasible al leerlo.

Espero que su lectura nos haga reflexionar sobre la terrible soledad y necesidad de contacto y cariño a la que puede llegar una persona mayor.

Poema de Donna Swanson, “Minnie Remembers”

Dios,
Mis manos son viejas.
Nunca lo había dicho en alto,
Pero lo son.
Antes estaba orgullosa de ellas.
Eran suaves
Como el melocotón maduro.
Ahora tienen la suavidad
De las sabanas ajadas o las hojas marchitas.
¿Cuándo estas manos esbeltas y gráciles
se convirtieron en garras nudosas y mermadas?
¿Cuándo, Dios?
Yacen aquí en mi regazo,
Desnudos recordatorios de este cuerpo cansado
Que tanto ha trabajado.

¿Cuánto tiempo hace que alguien me toco?
¿Veinte años?
Soy viuda desde hace veinte años.
Respetada.
Me dedican sonrisas.
Pero nunca me tocan.
Nunca me abrazan con tal fuerza
Que me hagan olvidar la soledad.

Recuerdo como me abrazaba mi madre,
Dios.
Cuando me sentía herida en carne o espíritu
Me acercaba a su persona,
Me tocaba el cabello
O me acariciaba la espalda con sus manos cálidas.
¡Oh, Dios, estoy tan sola!

Recuerdo el primer muchacho que me beso.
¡Era tan nuevo para ambos!
El sabor de unos labios jóvenes y palomitas,
La intuición de los misterios que vendrían.

Recuerdo a Hank y a los bebes.
¿Cómo podría recordarlos, si no juntos?
Entre torpes intentos de nuevos amantes
Llegaron los bebes.
Y a medida que crecían, también lo hizo nuestro amor.
Dios, a Hank no pareció importarle
Que mi cuerpo se volviese algo más grueso y ajado.
Todavía lo amaba. Y lo tocaba.
No nos importaba no ser ya hermosos.
Y los niños me abrazaban mucho.
¡OH, dios, estoy tan sola!

Dios, ¿Por qué no criamos a los niños
Para que fuesen bobos y afectuosos
Y no solo dignos y correctos?
Cumplen sus obligaciones;
Vienen en sus buenos coches,
Entran en mi habitación y me presentan sus respectos.
Charlan animados y recuerdan el pasado.
Pero no me tocan.
Me llaman “Mama” o “Madre”
O “Abuela”.

Nunca Minnie.
Mi madre me llamaba Minnie.
Lo mismo hacían mis amigos.
Y Hank también me llamaba Minnie.
Pero ya se han ido.
Y Minnie también.
Aquí solo queda la abuela.
¡Y Dios! ¡Está sola!