KEN ROBINSON Y UN SISTEMA ANACRÓNICO

KEN ROBINSON Y UN SISTEMA ANACRÓNICO

Un sistema educativo es, entre otras cosas, una respuesta a la sociedad de su tiempo. La sociedad industrial desarrolló una educación a su medida. Pero no hay mayor error que perseverar en algo, cuando todo a tu alrededor se ha transformado. Nuestro desafío es fascinante: la sociedad del conocimiento sigue esperando un sistema educativo que responda a sus necesidades. Un ejemplo: desde INED21 llevamos mucho tiempo afirmando, basado en investigación y evidencia, la necesidad de introducir la competencia creativa. No será posible sin una renovación metodológica. La creatividad nos obliga a hablar en su mismo lenguaje: imaginación didáctica.

La entrevista de Eduard Punset a Ken Robinson profundiza en este y otros temas. Como siempre, nos abre perspectivas de la educación del presente y del futuro. Y nos hace reflexionar sobre aquello que, inevitablemente, centrará este siglo XXI: la personalización de la tarea de enseñanza-aprendizaje. No hay dos personas iguales: ¿por qué los sistemas educativos siguen sin admitirlo?…

  • Pingback: KEN ROBINSON Y UN SISTEMA ANACRÓNICO | |...

  • María Espina Rguez

    No cabe duda que olvidarnos del pasado y el futuro de la educación no es una buena idea, sin embargo oscilar entre uno y otro tampoco lo es. Considero que tendríamos que ser capaces de vivir el hoy con más intensidad para entenderlo y poder actuar en consecuencia. En realidad, tal como se señala, no hay personas iguales, no es posible lo que sí es necesario es ofrecerles oportunidades de educación similares y permitirles a cada una de ellas desarrollar sus capacidades y estimularlas para que se hagan cargo de sus propios procesos. La proliferación de información, de redes sociales, de acelerados cambios cierra las posibilidades a todo ser humano para abarcar todas las áreas del conocimiento, pero tampoco implica un impedimento para no hacer uso ellas. Generar alternativa para que los estudiantes decidan el camino a recorrer, la forma de usar las redes, la información, así como también fomentar su independencia les darían alternativas de elegir el qué, dónde, cuándo, por qué, para qué de su vida.