¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA HUMANA?

¿Cuál es su función principal?

La psicología a lo largo del siglo XX ha ido evolucionando en su estudio del concepto de inteligencia humana. Desde el estudio sistemático de las diferencias individuales en la capacidad mental (Galton, 1822-1911) hasta la aparición del concepto de inteligencia emocional (Salovey y Mayer, 1990), los distintos enfoques psicológicos han intentado desbrozar las funciones y características del comportamiento inteligente humano.

El conductismo (Watson, Thorndike), las teorías de la Gestalt, el estructuralismo de Piaget, el desarrollo de escalas de medición del cociente intelectual (Wechsler, Guildford) el enfoque cognitivo y de procesamiento de la información por parte del cerebro (Turing, Hebb), la pluralidad del intelecto defendido por Gardner y su teoría de las inteligencias múltiples, la definición del cociente emocional por Goleman…Todos los psicólogos desde sus diferentes enfoques han intentado definir la inteligencia humana, quizá desde una óptica demasiado centrada en su teoría individual, olvidando poner la mirada en las relaciones existentes entre los diferentes enfoques.

INTELIGENCIA-01-INED21

INTELIGENCIA EJECUTIVA

José Antonio Marina afirma que la función de la inteligencia no es conocer, sino alcanzar la felicidad y la dignidad. Por tanto, añadimos una finalidad humanista a todas las demás teorías. Según Marina, hay una inteligencia que se encarga de dirigir todas las capacidades humanas, y en ella reside nuestra grandeza y nuestra esperanza: la inteligencia ejecutiva.

Si la inteligencia desde el enfoque cognitivo nos permite conocer, y desde el enfoque emocional nos permite sentir, la inteligencia ejecutiva es la que aúna estos dos fines para ir un paso más allá: nos permite” hacer”, dirigir bien nuestra conducta, a través de la elección de metas, del correcto manejo de la información y de la regulación de las emociones. ¿Para qué? Para alcanzar la felicidad y la dignidad.

Tiene todo el sentido. No es suficiente conocer y procesar bien la información si no se es capaz de conocer y regular las propias emociones. Y tampoco es suficiente ser emocionalmente estable si no se disponen de estrategias para conocer el mundo y manejarse con la información que proviene de él.

Este planteamiento basado en las funciones ejecutivas del cerebro supone un nuevo panorama, una nueva época de la psicología, y necesariamente de la educación.

“La inteligencia ejecutiva se encarga de hacer proyectos, tomar decisiones, utilizar los conocimientos, gestionar las emociones, mantener el esfuerzo, aplazar la recompensa, realizar metas a largo plazo. En ella tiene su origen la libertad humana.”

J.A Marina

FUNCIONES EJECUTIVAS

Son un conjunto de habilidades cognitivas que permiten la anticipación y el establecimiento de metas, la formación de planes y programas, el inicio de las actividades y operaciones mentales, la autorregulación de las tareas y la habilidad de llevarlas a cabo eficientemente.

La neuropsicología aporta cada vez más datos que evidencian la importancia de las funciones ejecutivas del cerebro, que están presentes en cada acción de nuestra vida. Elkohon Goldberg, discípulo de Alexander Luria, y uno de los neuropsicólogos más prestigiosos de nuestra época, utiliza la metáfora del “director de orquesta” que supervisa y dirige al resto del cerebro para referirse al constructo de funciones ejecutivas.

En su libro “El Cerebro Ejecutivo: lóbulos frontales y mente civilizada“, expone que no existe una localización concreta y modular de las funciones cerebrales sino un continuo de alta plasticidad donde éstas se van colocando dependiendo de la biografía del individuo. La teoría del gradiente cognitivo es hoy la competencia de la teoría modular de la localización de las funciones cerebrales y propone la existencia de un “cerebro ejecutivo de amplio espectro”, frente a la multitud de “cerebros” especializados.

Las funciones ejecutivas comprenden pues un conjunto de habilidades centrales autorreguladoras, que orquestan procesos básicos o de dominio específico con el fin de lograr un objetivo flexiblemente (Elliott, 2003).

Estas funciones son:

1

Capacidad de inhibir la respuesta a un estímulo.

2

Activación de la memoria de trabajo.

3

Planificación de proyectos.

4

Organización de medios.

5

Control de la atención.

6

Autorregulación emocional

7

Iniciación de la tarea y persistencia.

8

Gestión del tiempo

9

Flexibilidad y metacognición.

* * *

IMPLICACIONES EDUCATIVAS

INTELIGENCIA EJECUTIVA

Cuando hablamos de las competencias o habilidades imprescindibles en la era digital, en el siglo XXI, nos encontramos con procesos tales como el planteamiento de objetivos o metas, la capacidad de organización y planificación, la flexibilidad, la correcta gestión de la información y la capacidad de aprender a lo largo de la vida. Todos estos procesos van más allá de lo cognitivo y de lo emocional, son procesos ejecutivos.

Desde el enfoque de la inteligencia ejecutiva podemos abordar desde la infancia deficiencias o trastornos que afectan al desarrollo intelectual y académico de los niños, puesto que no nacemos con la inteligencia ejecutiva, sino que la vamos construyendo a lo largo de nuestra vida con la ayuda de los demás. Problemas como los trastornos de atención, la falta de autocontrol y responsabilidad, la incapacidad de gestión del tiempo y planificación de las tareas, etc…son problemas que tienen que ver con el comportamiento, y todo comportamiento tiene que ver con nuestra capacidad para dirigirlo, es decir, con nuestra inteligencia ejecutiva.

Un alumno que controla su impulsividad, que es capaz de evitar distraerse y mejorar su concentración, que sabe regular sus emociones cuando entorpecen el desarrollo de una tarea, que es capaz de cambiar de estrategia y aprender de forma diferente, que sabe maximizar los conocimientos de los que ya dispone y que reflexiona acerca de su propio proceso de aprendizaje es un alumno que tiene garantizado gran parte de su éxito, no sólo académico, sino vital.

Nos encontramos pues, como propone J.A Marina, ante un cambio de modelo psico-pedagógico: un modelo que se centra en la importancia de las funciones autorreguladoras del niño para que se desarrolle su capacidad adaptativa a lo largo de su vida.

Un modelo fundamentado desde la neuropsicología, con importantes matices filosóficos y pedagógicos, y que es realmente coherente con el mundo en el que estamos educando a nuestros niños y jóvenes.


BIBLIOGRAFÍA

La inteligencia ejecutiva. J.A. Marina. Ariel. 2012

El cerebro ejecutivo: lóbulos frontales y mente civilizada. E. Goldberg. Crítica. 2002

Beatriz Montesinos
Psicóloga, especializada en Psicología Social y de la Educación. Experta en diseño de programas, entornos y materiales educativos con soporte de las TIC. Formadora de la Escuela de Padres con Talento. Mi pasión: no dejar de aprender, compartir lo que aprendo y colaborar mediante mi trabajo en la construcción de un mundo más humano, donde el conocimiento y la tecnología estén al servicio de las personas para ser más felices.