EP

EDUCACIÓN PERSONALIZADA

La educación personalizada no es otra cosa que proporcionar al aprendiz los estímulos necesarios para empoderarse, descubrir sus posibilidades y ayudarle a crecer de manera libre como la persona singular que es.

En el artículo anterior hablábamos de la diferencia entre personalización e individualización. En este artículo, continuaremos con una reflexión en torno a las bases necesarias para hacer posible la personalización de la educación en la escuela.

En educación nada está aislado, todo es ecosistémico

Los elementos que conforman la educación son  un ecosistema. La educación no puede ser tratada de manera fragmentada. En educación no podemos preocuparnos de “áreas protegidas” y dejar otras al libre albedrío. Los daños colaterales llegan enseguida a todo el sistema y se expanden durante generaciones.

EDUCACIÓN PERSONALIZADA 03 INED21

Personalizar la educación está relacionado con la inclusión educativa. La personalización de la que hablamos no tiene que ver con estrategias de apoyo académico, ni con estrategias compensadoras o diferenciadas para unos pocos. Tiene que ver con promover sistemas que  sean compensadores y diferenciadores en sí mismos, que promuevan  la máxima eficiencia de los métodos y recursos para todo el alumnado  y para todos los centros educativos.

Personalización e inclusión son dos conceptos educativos

que dan sentido a otro más amplio: equidad

Los que soñamos una escuela que desea mejorar y que avanza hacia el horizonte de la equidad, nos hemos marcado una clara e irrenunciable hoja de ruta también hacia el paradigma de la educación inclusiva y personalizada. Una perspectiva que, aunque, presente en los escenarios de cambio educativo desde hace decenas de años, siempre parece que esté en continua construcción. Quizás es demasiado complejo. Quizás nos hemos acomodado y nos consolamos creyendo que ya es una realidad educativa. Ya no podemos conformarnos. Sabemos que, a poco que “levantamos la alfombra”, veremos todo lo que hay debajo de ella.

Personalizar la educación es centrarla en el alumnado

y poner el foco en al aprendizaje

Tal como vimos en artículos anteriores, se trata de ofrecer las riendas al alumnado y hacerle gestor principal y participe activo de su propio aprendizaje, sin temor a soltar el control, sin complejos de actores secundarios.

Lejos de ello, lo que sucede en la clase depende de nuestras acciones y nuestro rol se configura en un quehacer mucho más complejo y tecnificado. Al dejar de instruir, y convertirnos en guías u orientadores, nos colocamos en una posición que supera la acción de explicar y nos sitúa en el infinitivo educar.

Lo que NO es coherente para promover el

aprendizaje personalizado

La coherencia nos lleva a evidenciar que este lugar educativo que soñamos NO puede desarrollarse en escenarios donde todo gire alrededor de currículos inflexibles, generalistas y homogéneos; donde todo se genere utilizando medios y métodos uniformes, dogmáticos, monótonos y cerrados (o lo que es peor, en ausencia  de método y medios más allá del seguimiento de un libro de texto); donde la instrucción circule de forma vertical y transmisiva;  donde la joya de la corona sean las evaluaciones sancionadoras del error y clasificadoras de buenos y malos alumnos, de buenos y malos profesores, de buenos y malos centros.

Esta educación a la que aspiramos, tampoco puede desplegarse a través de un sistema educativo que el pensador, psciopedagogo y dibujante Tonucci/Frato, representó magistralmente como la gran “fábrica de la escuela”. La gran fábrica de ciudadanos en serie, donde el alumnado es tratado como insumo susceptible de ser adaptado, estandarizado y evaluado como producto elaborado de acuerdo al patrón  de turno establecido. Ya no.

EDUCACIÓN PERSONALIZADA 04 INED21

FC

FÁBRICA DE CIUDADANOS

La fábrica como alegoría a una escuela donde las claves de la organización son los horarios, los calendarios, las sirenas de entrada y salida… que delimitan qué aprender en cada momento; un espacio donde los participantes van a “trabajar” en lugar de ir a “aprender”; un lugar donde la organización y agrupamientos de “las materias primas” se establece más en base a previsiones económicas y controles administrativos de recursos que a cuestiones de estrategia y técnica pedagógica; donde a los profesores se les denomina efectivos o recursos; donde la rueda administrativa supera el engranaje educativo…

Lo coherente es pensar en personalización como

el derecho a ser único

Planteemos un sistema educativo compatible con la realidad educativa, económica y social que nos ha tocado vivir, pero que NO muera en ella. Un sistema que aspire a tener en cuenta que tanto las personas aprendemos de manera personal, que nuestras experiencias son singulares. Planteado así, educación personalizada es, estrictamente, respeto a la diferencia. Es promover el derecho a ser de otra manera, a tener otras formas de ver la vida y, al mismo tiempo, a aprender a vivir y convivir en ese estado diferente y original con otros. Coherencia es ‘comprender que cada una de las personas que cohabitamos un aula somos únicos e irrepetibles’.

En educación nada es fácil

Y nos llega de nuevo la duda: ¿es posible este desarrollo en el contexto educativo actual? Si la respuesta es “no”, entonces, ¿estamos dispuestos a cambiarlo y qué necesitaríamos para que así fuera?

Cuando desarrollamos estrategias que desean hacer efectiva la enseñanza personalizada, lo que hacemos en realidad, es dar posibilidades al aprendizaje personalizado. A veces, se da por sentado que todos aprendemos de manera personal, y aunque la naturaleza así lo determina (todos aprendemos de manera singular), la realidad es que la escuela lo difumina. Es decir, la educación personalizada se promueve si, y sólo si, los docentes ayudamos a cada uno  de los estudiantes a “establecer y mantener vínculos valiosos con su realidad”.  Una valía que, en ningún caso, viene otorgada por los estándares prescritos por otros, sino por las relaciones íntimas que establece cada individuo con la realidad que le circunda, intermediada por nuestra propia cultura, forjada y transformada permanentemente por las experiencias que vivimos.

Aprender y vivir se unen consustancialmente

EDUCACIÓN PERSONALIZADA 02 INED21

Concluiremos este artículo con tres  puntos de partida que nos ayudarán a concretar los elementos educativos que son susceptibles de ser personalizados, cuestión que trataremos en el próximo artículo.

1

La persona, realidad única

Lo comprobamos todos los días en las aulas. un mismo modelo no sirve para todos.

2

El escenario principal

Para la enseñanza se produce en los centros educativos y espacios “blended learning”. Todavía no estamos preparados para un cambio radical de escenario. Esto no es óbice para derribar los muros y permeabilizar los centros educativos.

3

Elementos constitutivos básicos

Para replantear una enseñanza que tenga en cuenta la personalización del aprendizaje, partiremos de modificar los elementos constitutivos básicos de la enseñanza. Para avanzar es preciso poner los pies en la realidad, replantear lo que tenemos para llegar a construir lo que deseamos o, incluso, encontrarnos con lo que, hasta hoy, desconocemos.

La transformación siempre se da caminado y constituye un infinito “trans” al que NO estamos acostumbrados. 


Documentos consultados que recomiendo leer en relación con este tema:
 
ARTEAGA, B., CALDERERO J. F.  (2014): “La Educación Personalizada como concepción educativa”. Revista Digital de Investigación Educativa Conect@2. Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).