Más allá del universo neuronal, la #escrituracolectiva explora posibles multiversos sistémicos y, en ese intento, quizás nos digan que trazamos (plasmamos?, moldeamos?, configuramos?, dibujamos?, diseñamos?, impregnamos?) las huellas de la utopía; pero siguiendo la estela de Eduardo Galeano, nuestro pasos nos conducen hacia un #horizonteneurosocial digitalmente humano @iRaquelEscabias.

Somos una huella del universo @atlante83, #HuellasComunes @drotorrent, en la “Galaxia Internet” de Castells, que nos conducen a inercias y sinergias, orquestadas por la doble dimensionalidad del Factor R by @jgabelas, con sus riesgos y potencialidades relacionales. Todo fluctuando según el #FactorR #interioR @jblasgarcia, pues las emociones son el ritmo de nuestras acciones, y como resuelve Castells, de cómo se interconectan a partir de la empatía cognitiva, en un conjunto destacado de sistemas de #teoríaecológica @cmartalazo.

NEUROSOCIAL-01-INED21

@iRaquelEscabias 

En una sinfonía multinodal entrelazada con “silencios constructivos” @crisvillalonga, cerebro y universo, cognición y emoción, danzan creando una partitura educomunicativa reticular, constructora de identidades y gestora de intimidades @jgabelas.

Damasio nos marca el ritmo, de las neuronas al organismo, ¿ego­centrismo o eco­centrismo?

Apostamos por la dieta digital ‘eco’ más que por la ‘ego’, por su viralidad (resonancia de nuestras voces,’ oces’, oces’…), por su naturaleza rizomática y por su fuerza innovadora, creativa y transformadora.

Esa fuerza inspiradora resuena con ecos neuro∙digitales personales, cómplices, íntimos y subjetivos, donde los límites del hemisferio izquierdo y derecho se difuminan, reinventando un nuevo concepto de espiritualidad @ladyhalcon2012, lejos de los convencionalismos religiosos y próximos a nuevos horizontes de creencias y vivencias en sus múltiples expresiones, de creatividad artística, activismo social e investigación en constante verificación. Así, el espacio digital es un encuentro de almas ‘enREDadas’, un ecosistema de goce estético, emocional e intelectual, de conexión con lo natural, de entrega a un Todo, a partir de la simbiosis de sus partes.

Cada nodo musical, policromático o cinestésico, cada cerebro emocional, dice Ferrés, sintoniza, proyecta y vibra a partir de su propia esencia en un pentagrama colaborativo; el nuestro, con momentos de gravitación y de flotación inspiradora.

¿Qué impacto representa el horizonte neurosocial en nuestra inteligencia heliocéntrica y constelada? En un #cuartoentorno,  en @_INED21, las #TRIC posibilitan la #fotosíntesis del aprendizaje, a través de la exploración, activando el “botón del estímulo competente emocional” (EEC Ferrés). @jgabelas @elisahergueta @Luz10Mary #Fotosíntesisvirtual Conversión de tuits sinópticos en aprendizaje #dialecticatwitter #FactorRUNED — Patricia_C_Mazzu (@0ndina8) abril 23, 2015

De esta forma, según el paradigma de las ZDP de Vygotsky, raíces y ramas, horizontalmente, conforman un mandala educomunicativo, donde la tierra y el cielo se fusionan, donde las huellas (que son el nivel real de desarrollo)­ se alquimizan en estelas, ­(que constituyen el nivel potencial evolutivo­), en esa línea donde cerebro y universo se convierten en Uno.

 

NEUROSOCIAL-02-INED21

 

Y es en ese horizonte neurogenético, conectivo e interactivo, donde nos alquimizamos, donde las dimensiones on/off line se reconcilian. Nodos de estrellas sinergiadas y visibilizadas con los que trazar nuevas constelaciones, al estilo libremente elegido, deslizando el ratón por la interfaz o conectando con nuestros dedos alzados al cielo, cada uno de los destellos, construyendo redes de empoderamiento.

En el #horizonteneurosocial emerge la naturaleza fractal; estrellas, neuronas y nodos se mimetizan en circuitos estelares, cerebrales y digitales, confluyendo en procesos educomunicativos líquidos y cristalizados. Núcleos celulares de entrada -­dendritas­- y salida ­-axones-­ de estímulos, circulando a través de puentes virtuales ­-neurotransmisores-­, dinamizan la #inteligenciacolectiva, mediante redes de sinapsis sociales en constante fluctuación. Un destello en el firmamento, una descarga químico­eléctrica y un clic, pueden neuro∙emocionar y neuro∙trascender en experiencias como la de #escrituracolectiva, que va dejando huellas y estelas en éste, nuestro multiverso tecnológico.

Autora: Patricia C. Mazzucchelli

TRICLab
Somos un equipo de docentes, comunicadores e investigadores de la educación y de la comunicación que abarcan diferentes ámbitos y disciplinas. Que propone un “lugar” y un “tiempo” relacional abierto y colaborativo. Con un código y programas también abiertos y accesibles para todos. Que facilita el empoderamiento del entorno digital y provoca una revisión del discurso TIC en la escuela y en la comunicación. Que potencia conexiones, redes, afinidades desde los procesos de creación y experimentación, que investigue por qué y cómo están cambiando nuestros hábitos de convivencia, conversación, aprendizajes y conocimiento. Un laboratorio de experimentación e investigación social, de ideas, emociones y prácticas. Educomunicativo. El TRIC-LAB forma parte del Grupo de Investigación en Comunicación e Información Digital (GICID), reconocido por el Gobierno de Aragón y financiado por el Fondo Social Europeo, cuyo objetivo principal es abordar los tres ejes que protagonizan el proceso comunicativo (emisores, receptores y mensajes) en los entornos virtuales y digitales. La #escRituracolectiva será lo que articule y expanda nuestro proyecto.