UNA FORMA DE VIDA

Emprender se ha convertido en una forma de vida en la actualidad, de hecho, cada vez son más las personas que deciden comenzar un camino profesional desarrollando un proyecto propio. La dura que surge es si un emprendedor nace o se hace, y si los niños pueden aprender en la escuela a ser emprendedores.

Formar a la fuerza laboral y a los emprendedores del futuro es uno de los retos fundamentales de la educación actual. La creatividad, la innovación o el liderazgo son algunas de las habilidades esenciales de un emprendedor que pueden aprender los niños desde pequeños.

Enseñar a hacer cambios, no a ganar dinero

Mark Zuckerberg dijo:

“Mi meta nunca fue sólo crear una empresa. Mi meta fue construir algo que realmente generase un gran cambio en el mundo”.

HABILIDADES EMPRENDEDORAS

Estas frases nos muestran como lo esencial en el emprendimiento, el objetivo, no debe ser ganar dinero sino crear un cambio en nuestro entorno.

Esta es la base fundamental de la que debe partir la enseñanza de habilidades emprendedoras a los niños. Es preciso que aprendan a gestionar el dinero y a conocer su valor, pero el objetivo fundamental de un proyecto emprendedor es un cambio en lo que nos rodea.

FUTUROS EMPRENDEDORES 02 INED21

VIDA REAL

El aula como la

vida real

Los niños deben percibir el aula como si fuera la vida real, por eso, es importante a la hora de formar a futuros emprendedores trabajar por proyectos, de forma que cada niño aporte ideas y aprenda a trabajar en equipo con otros niños en base a un objetivo común.

El emprendimiento como una

asignatura transversal

Emprender no puede ser una asignatura en sí misma, sino que todas las asignaturas que aprenden los niños se deben involucrar en la enseñanza de habilidades emprendedoras. Por ejemplo, en la clase de lengua se puede aprender a hacer un eslogan para una marca; en matemáticas, se puede aprender a calcular los costes y beneficios de los productos, etc.

Es decir, se trata de una enseñanza integrada que abarca diversas facetas del emprendimiento y que va a permitir a los niños crear un proyecto emprendedor desde el principio.

Aprender a analizar y

a corregir

La capacidad de análisis es fundamental para un emprendedor. Si a un niño le hacemos preguntas fomentaremos su reflexión y su capacidad de investigar y analizar su entorno y los problemas que se plantean.

Analizar también implica aprender y corregir los errores. Es decir, los niños aprenderán trabajando en proyectos, cometerán errores y aprenderán a corregirlos y eso les ayudará en el futuro a superarse y a tener una buena motivación.

Fomentar una cultura

emprendedora

La cultura emprendedora es esencial que esté presente en los colegios porque realmente el emprendimiento se manifiesta de forma continua en nuestra vida porque en algún momento necesitaremos tener una idea creativa o innovadora para afrontar un proyecto, en otros momentos fracasaremos y aprenderemos y en otro deberemos fomentar nuestros talentos para triunfar.

No podemos olvidar que el mercado laboral es muy complicado y que la cultura emprendedora puede ser una buena alternativa para trabajar.

Una forma de fomentar la cultura emprendedora es organizar jornadas de puertas abiertas en la escuela y que los niños muestren sus proyectos y cómo los han desarrollado. Si deseas información gratuita sobre cómo organizar una jornada de puertas abiertas puedes descárgarte la Guía práctica para organizar jornadas de puertas abiertas.