AS

ACTIVIDAD SOCRÁTICA

ENSEÑAR A PENSAR 02 INED21
Lipman (1991) en relación a la necesidad de desarrollar pensamientos de orden superior en la escuela, escribía que la enseñanza de destrezas del pensamiento no pasa por planteamientos superficiales, ni barnizados de una lógica desorientada y acrítica, sino que era necesario abrir foros de libertad académica, sin barreras ni límites a la creatividad y donde se permita la generación de hipótesis, y esto es precisamente lo que la actividad socrática despierta.

La capacidad de pensar críticamente, de emitir un juicio y establecer hipótesis, Villa y Poblete (2007, p. 76) la definen como “El comportamiento mental que cuestiona las cosas y se interesa por los fundamentos en los que se asientan las ideas, acciones y juicios, tanto propios como ajenos”. Sin duda, al hablar de cuestionamientos y juicios, hablamos de distintos tipos de razonamiento el cual como lo definen Smith y Kosslyn (2010, p 472) es la habilidad para obtener conclusiones sobre la información disponible.

ENSEÑAR A PENSAR 03 INED21
Pensar críticamente requiere el análisis de situaciones, por lo que hacemos uso del razonamiento analógico, el cual es un proceso de comparación que utiliza el conocimiento adquirido (Smith y Kosslyn, 2010, p. 447), la argumentación, la deducción donde se parte de dos afirmaciones para llegar a una conclusión (Smith y Kosslyn, 2010, p. 460), estos procesos mentales desarrollan una heurística que permitirá a los alumnos “moverse siempre hacia el objetivo” (ídem p. 440). Las nuevas generaciones además de ser productivas, deben tener iniciativa, adaptarse y transformar entornos cada vez más cambiantes y complejos, en donde tendrá que formular preguntas, resolver problemas, evaluar información relevante, usar ideas abstractas, probar sus conclusiones, encontrar alternativas y actuar congruentemente a todo esto.

Una bondad superior de este pensamiento es la sensación de control que el alumno tiene con respecto a la actividad cognitiva que realiza, esto es importante, dado que la motivación que va a tener para afrontar la tarea o un nuevo conocimiento dependerá del dominio que sienta del mismo y siendo la reflexión sobre sí misma lo que diferencia a la mente humana con otros sistemas de conocimiento, se convierte en un factor detonante para lograr la conciencia sobre lo que aprendemos, y establecer un enfoque de aprendizaje sobre la tarea o el contexto; de tal manera que pueda decidir un enfoque profundo, uno superficial o uno estratégico y, sobre este punto, entra otro factor cognitivo importante: La toma de decisiones.


Referencias bibliográficas

Lipman, M. (1991): Pensamiento complejo y educación, Madrid: Ediciones de la Torre.

Johnson, A. (2003): El desarrollo de las habilidades del pensamiento. Aplicación y planificación para cada disciplina. Ed. Troquel. Buenos Aires, Argentina.

Paul, Elder (2003): Mini guía para el pensamiento crítico. Conceptos y herramientas. Consulta realizada el día 14 de enero de 2014.

Paul, R. (1997): Critical Thinking (Santa Rosa, California: Foundation for Critical Thinking, (six types of Socratic questions)) Consulta realizada el día 30 de abril de 2014.

Pozo, I. (1999): Aprendices y Maestros. La nueva cultura del aprendizaje. Editorial Alianza. España.

Smith, E. & Kosslyn, S. (2008): Procesos cognitivos: Modelos y bases neuronales. México, D.F.: Pearson.

Villa, A. y Poblete, M. (2007): Aprendizaje basado en competencias: una propuesta para la evaluación de las competencias genéricas. Bilbao: Ediciones Mensajero.