discurso

«Chicos, hoy empieza un nuevo curso y lo que pase aquí será muy importante. Lo será porque nuestra misión es salvar el mundo. No os riáis que lo digo muy en serio (más risitas). Ya sé que es un tópico de cómic o de película de superhéroes, pero esas películas se hacen porque todos tenemos la sensación de que el mundo no es un sitio muy seguro y algo hay que hacer. En primer lugar, saber qué pasa.

Ya tenéis edad de saber que no vendrá ningún supermán ni X-men a hacernos el trabajo, así que, lo que sea, tendremos que hacerlo nosotros.

DISCURSO-DE-MAESTRO-02-INED21

Si estáis a gusto en el mundo es porque vuestros mayores han vivido para que así sea. Si no, es porque algo han dejado de hacer. Si sufrís es sin duda porque hicieron lo contrario de lo que debían. Eso mismo les pasará a vuestros hijos respecto a vosotros.

La suerte que tenemos respecto a los supermanes de turno es que no nos lo jugamos todo en una acción ni en un día. Nuestra película dura mucho más y es una hazaña de constancia y de saber qué queremos y a dónde queremos ir. Y hasta los guionistas de cine saben que los héroes se equivocan y aprenden de ello. Nuestros errores nunca serán tan dramáticos. Porque somos muchos y porque somos lentos. El problema es que los muchos que estamos en el mundo tendremos que ponernos de acuerdo en muchas cosas. La principal, conseguir que todo el mundo pueda sentir real su modesta influencia, que tiene su lugar y que el mundo le necesita.

Para salvar el mundo hay que saber qué es. Y que tú formas parte de él. Yo estoy aquí para aportaros lo que sé. Y siempre quedarán cosas para que vosotros las descubráis. Yo os iré mostrando lo que los  mayores hemos hecho con el mundo y vosotros os tendréis que ir haciendo idea de lo que queréis hacer con él.

El mundo con los seres humanos es muy distinto al mundo que había antes. Antes era un mundo sin conciencia, y fue ése sorprendentemente el que nos creó con la posibilidad de la conciencia. La conciencia es lo que rechaza de plano el Sistema Natural: la selección de los más aptos sin que eso quiera decir que las decisiones las tomen los menos aptos1. En cierto sentido, los humanos somos monstruos en la naturaleza. Hemos de conocer y entender el significado biológico, filosófico y ético de la evolución. Y aprender a ser buenos monstruos.

Podemos estar en este nuevo mundo como animales que sólo ven su territorio (Hitler fue un león muy territorial y altamente armado) o como seres conscientes capaces de sentirse parte de un todo, es decir, humanos. Hasta vuestro ocio más trivial depende de ese todo porque un teléfono móvil se hace con trabajos en todos los continentes. Hemos de conocer las tierras y sus habitantes porque cada vez más estaremos en todas partes y dependemos ya unos de otros. La dependencia sólo se resuelve de dos maneras: con la lucha y la dominación o con el entendimiento. La primera es la que más hemos probado a lo largo de la historia y ello nos ha llevado a estar profundizando ahora en la segunda. Hemos de conocernos en la Historia.

DISCURSO-DE-MAESTRO-03-INED21

Salvar el mundo requiere que entendamos la evolución de nuestra familia viva, la amemos sin fanatismos, y trabajemos por superar la monstruosidad que hemos supuesto en la marcha de la Naturaleza. Es decir, cómo vamos a convivir con la Selección Natural sin someternos a ella (en contra de lo que significaba el estúpido darwinismo social victoriano que aún se venera en algunos países y entre algunas gentes).

Salvar el mundo requiere saber cómo está construído (planeta o universo), qué nos puede dar y qué, no. Hemos de saber historia del universo y sus creaciones. Saber cómo es el mundo mineral y biológico y que no puede depender de ninguna carrera de apropiación. Nadie llega antes, todo está aquí y aquí estamos todos. Hemos de saber de entendimientos. Y aprender tranquilidad.

Salvar el mundo requiere conocernos y conocer a todos los demás. Hemos de saber algo de psicología y antropología, neurociencia incluída. Requiere también poder calcular y algoritmizar los problemas del mundo y sus soluciones. Y expresarse, convencer y crear belleza con ellos.

Para ello, los maestros hemos estado trabajando en un currículo nuevo. Tenemos ahí, al fondo, un mural que nos recuerda lo principal y sobre ello leeremos, hablaremos e investigaremos todo el año. Se pueden proponer nuevos puntos de vista y reorganizar, pero la materia es ésa. Hemos hecho una pequeña muestra visual con sugestiones. Id, pues y apropiáoslo. Yo estaré con vosotros.»

Éste podría ser un discurso general de una mente docente para jóvenes de secundaria. No es un discurso de un día sino un programa mental. Reorganícese, reformúlese, adáptese a mentes diferentes, pero ahí está, creo, lo principal. Ponerlo en práctica es nuestro reto.


1 Tal vez ahí estén las pistas sobre el Bien y el Mal en el mundo.

Josep Maria Turuguet
Licenciado en Prehistoria e Historia Antigua. Profesor de EGB y Primária entre 1980 y 2000. Redactor de textos escolares y enciclopedias juveniles para la editorial TEXT/LA GALERA. Autor de novela juvenil. Postgrado de Edición en la UOC. Autor del proyecto Biblioteques d'Investigació Jove y del blog LLIBRE DE TEXT: L'ANCIEN RÉGIME. Miembro de la Societat Catalana de Pedagogia y del grupo "Narració i pedagogia". Actualmente retirado.