LAS GANAS1

Que el sexo sea malo es algo más amplio de explicar pero la diferencia entre que sea bueno o muy bueno es función principalmente de una cosa: las ganas que tengan los implicados, y ya sea porque lo que viven tiene fecha de caducidad, porque comparten cosas profundas, o por algo no mensurable, Camilo y Emma se tienen muchas. Llevan meses viéndose y no hace más que mejorar, pasan días enteros haciéndolo, parando solo para descansar algo y comer. Tal complacencia los conecta con el mundo, como si no hubiera forma de estar más vivos, de sentirse más humanos. Lo hacen en las camas, en los pasillos, contra las paredes, en los suelos de las habitaciones, frente a los espejos, en el trastero del garaje, en la azotea común del edificio… y siempre parece distinto. Se han cargado el toallero, desmontado la compuerta de la lavadora, la mesa auxiliar de la cocina, y es rara la semana que alguno de los dos no tenga un nuevo hematoma, fruto de tanta concupiscencia.

AMOR-03-INED21

A Emma le encanta lo curioso, divertido y detallista que es Camilo. En la intimidad la transporta a morbosos estados en los que nunca se imaginó. Sexo pasional a la vez que afectuoso, sudor con abrazos, sin más dolor que el debido a la hipersensibilización de aquellas zonas, algunas desconocidas anteriormente, que conducen a propiciar pares de orgasmos a borbotones, lo que es también un descubrimiento.

Una rareza que la

complementa

No le han ido nunca los chicos de estética comercial, pero Camilo resulta tan complejo que si tuviera que elegir un único adjetivo que lo describiera, no sería superficial, es diferente, una rareza que la complementa, la hace sentir a salvo y que le ha devuelto las ganas de crecer.

AMOR-02-INED21

Para Camilo, ella es todo espontaneidad y alegría, llena de pequeños detalles, la mayoría algo locos, como dibujar en la pizarra del pasillo soles, nubes, pajaritos y flores; comer solo la punta de los panes o el chocolate de los Maltesers; ponerle pseudónimos a todos los habituales del barrio; imitar, constantemente, los vídeos más absurdos de Youtube; saludar efusivamente dando un improvisado salto o un abrazo a la gente; vestirse con petos, calzarse con cangrejeras en verano y botas de agua en invierno o modificar con una vieja máquina de coser, que le regaló su abuela, la ropa que compra en tiendas raras, mercadillos o saldos. Es alternativa y valiente, pero no por una actuación fingida, producto de modas, lo es de forma auténtica. Genera levedad y hace sonreír.

Pasional a la vez que

afectuoso

Después de vivir la noche más frívola, sudores en el gimnasio, alisados de pelos en peluquerías, blanqueamientos dentales, periódicas compras de ropa de marca, concienzudos estudios de revistas de tendencias, interés por coches y motos potentes, de aventuras con llamativas chicas asiduas de locales nocturnos o de igual o mejor estatus económico y profesional, Camilo se ha enamorado; aunque no lo va a reconocer. Siente querer protegerla, abrazarla por las noches, sentir como respira a su lado, que está bien, oírla reír mientras prepara la cena, leer mensajes en los que le diga que lo echa de menos, escribirle él ese tipo de mensajes.


1 Extracto de la Novela La culpa fue del café de Carlos Javier Hernández Hernández, de próxima publicación.