TTEE

TODAS LAS EDADES

Fuera o no impostor Bruno Bettleheim, hay belleza y verdad en su concepción de los cuentos de hadas.

El cuento se ha ido adaptando, en boca de los cuentistas, a la necesidad de orden y seguridad en el espíritu de los niños. El mundo puede parecer caótico y terrible, el cuento no lo oculta. Pero en el esfuerzo y el valor está la seguridad de recuperar el orden perdido. Y el niño duerme tranquilo.

CUENTOS-PARA-TODAS-LAS-EDADES-01-INED21

El mundo real es una extraña mezcla. Tiende al caos pero crea la vida. Y la vida es algo que niega y desmiente el caos, la entropía. Somos una lucha a contracorriente, una afirmación. En el origen de esa dicotomía está el dios que sea. No dejamos a los niños en el caos, y la Historia y el Tercer Mundo demuestran que se sobrevive a pesar de él.

En el esfuerzo y el valor está la seguridad de

recuperar el orden perdido

La escuela, la casa de cultura de los niños es un lugar de orden el segundo oasis de orden después de la familia. La familia y el clan bastaban para enfrentar el desorden grosero de los inicios. La escuela es el oasis complejo previo a enfrentar un mundo complejo que, a su vez, genera un caos complejo. La cultura es orden, pero si se siembra desordenadamente, perece.

Hoy día hay pinceladas de cultura bruscamente trazadas en todas partes. Hay quien dice que se aprende mejor fuera de la escuela. Pero no es verdad. Sólo en las escuelas las pinceladas se convierten en cuadros que infunden certezas. Allí se ordena el grupo, la cultura, el sexo, el trabajo. Sólo allí los dimes y diretes se convierten en cuentos que fortalecen el espíritu. El orden humano queda restablecido. Por eso, el cuento es importante en la escuela y a lo largo de la vida. Los humanos nos contamos, nos narramos. Por eso me parece interesante la perspectiva del canadiense Kieran Egan y los narrativistas de la pedagogía de la imaginación. Por eso digo que hasta los dieciséis todo son humanidades.

La narración no es cosa sólo de la educación infantil, no es cosa sólo del profesor. Siempre que hay desorden e incertidumbre hacen falta cuentos. Una anécdota que viene a cuento y nos da luz sobre un problema es el núcleo de un cuento que puede resultar eficaz.

CUENTOS-PARA-TODAS-LAS-EDADES-INED21

IGM

IMAGEN GENERAL DEL MUNDO

A medida que crecemos y vamos estableciendo orden en nuestra imagen general del mundo, los cuentos se hacen más especializados. Al principio intervienen fuerzas cósmicas muy generales como los reyes, los dragones y las brujas. Pero, poco a poco, lo caótico se esconde detrás de puertas más concretas. Como dijo Chesterton (lo leí en Catherine L’Ecuyer, Educar en el asombro), para el niño de cinco años hay misterio detrás de cualquier puerta. El de catorce ya necesita que aparezca un fantasma. Según Kieran Egan es absurdo explicar a los niños de ocho años qué es un pueblo o un mercado y cómo funcionan, en principio lo viven, no lo estudian. Lo interesante para ellos es lo que podria desestabilizar el orden en el pueblo o en el mercado, hablar sobre lo que puede salir mal y lo que podríamos hacer para que el orden se restaurase, es decir, cómo se organiza una comunidad para evitar lo peor. Cuenta Egan también, que los vikingos nos ofrecen una excusa incomparable para comprender la violencia y el ansia de descubrimiento en nuestro propio interior.

El cuento es importante en la escuela y a lo largo

de la vida

Los maestros también sabemos que dominamos un tema cuando tenemos de él un relato que nos satisface y nos reconforta. Es lo mejor que podemos ofrecer. Aún así, el alumno debe usarlo para construir “su cuento”, uno que le haga sentir: “Ah, es así como son las cosas”.

Incluso los ámbitos aparentemente menos narrables son en realidad plenamente humanistas cuando se trata de formarse como persona antes de preparar una profesión. El matemático John Allen Paulos (Más allá de los números) sugiere que el trabajo repetitivo de cálcuo o los problemas tomados como retos de cálculo individuales tienen poco sentido. Cada problema es en sí mismo un pequeño cuento que debe discutirse, contarse en equipo y remodelarse. Incluso a niveles superiores, un espacio geométrico informe es una especie de caos en que el orden debe restaurarse. Descartes o Newton, los héroes que lo vencieron con sus coordenadas y su integral definida. Comprendiendo los conceptos, los retos y las armas previamente, en el bachillerato y la formación profesional se harán milagros mucho más rápidos que ahora.

…lo viven, no lo estudian

Y los libros y los materiales didácticos son las armas con las que niños y jóvenes juegan a ser los caballeros o los ciudadanos cuya misión será convertir un mundo terrible (sureste asiático, Punjab, Iran, Siria, Arabia, Idomeni, Europa, África…) en un mundo vivible. Si lo hacemos bien, no faltarán los heroes. Con libros de texto, en cambio, fiaremos los héroes a la genética y formaremos sólo herbívoros (los carnívoro/herbívoros no se deberán a nuestra escuela). Perdón, pero intento mostrar que cada arma tiene sus límites. La imaginación es la mejor.

Josep Maria Turuguet
Licenciado en Prehistoria e Historia Antigua. Profesor de EGB y Primária entre 1980 y 2000. Redactor de textos escolares y enciclopedias juveniles para la editorial TEXT/LA GALERA. Autor de novela juvenil. Postgrado de Edición en la UOC. Autor del proyecto Biblioteques d'Investigació Jove y del blog LLIBRE DE TEXT: L'ANCIEN RÉGIME. Miembro de la Societat Catalana de Pedagogia y del grupo "Narració i pedagogia". Actualmente retirado.