Uno de los temas que más me interesan es el aprendizaje autónomo, tanto en mi rol de docente como en mi perfil de persona autodidacta.

Disfruto mucho cuando me enseñan, pero todavía más cuando aprendo por mí misma.

La RAE no contempla aún el término autoaprendizaje, aunque nos venda oficialmente su DVD de fonética y fonología como “una herramienta multimedia especialmente pensada para la enseñanza y el autoaprendizaje”.

Tomo pues la definición de Wikipedia:

Consiste en aprender mediante la búsqueda individual de la información y la realización también individual de prácticas o experimentos. A una persona que aprende por sí misma se la llama autodidacta.

Para llevar a cabo estas prácticas y aprender autónomamente es necesaria mucha fuerza de voluntad, y eso sólo se consigue con motivación. Si no hay suficiente, indefectiblemente llegará el autoboicot. A menor motivación, mayor autoboicot. Yo definiría esto como la obstrucción del avance infligido por alguien hacia sí mismo.

AUTOMOTIVARSE-INED21

1

Cómo detectarlo y escapar de él

Muchas veces el principal obstáculo para aprender somos nosotros mismos. Hay que esforzarse en detectar ese sabotaje autoinfligido que nos vuelve inmovilistas, nos frena y lleva al estancamiento. Los autosaboteadores empiezan cursos que no terminan, dejan sus propósitos a medias, procrastinan y ponen excusas.

El autoboicot puede darse por miedo o por pereza. En el primer caso se trata del temor al fracaso, a salir de la zona de confort; en el segundo, si uno no es un perezoso de serie y sin remedio, suele ser porque el objetivo no es lo suficientemente claro o atractivo.

2

Cómo automotivarse

Piensa constantemente en tu meta

El aprendizaje significativo requiere pasión y energía, así que recuérdate constantemente tu meta: la razón por la que has decidido aprender ese algo que puede ser un fin en sí mismo o un medio para acercarte a tu objetivo. Es importante que sepas diferenciar un medio de un fin. Si te dices a ti mismo/a: “Mi objetivo para 2015 es aprender inglés”, pero en realidad lo estás haciendo porque necesitas el idioma para acceder a un master o promocionar en tu trabajo, no vas a obtener la motivación para estudiar. Si el inglés es un medio, es un medio. Tú piensa en tu objetivo final y en el inglés como esa herramienta que te va a catapultar hacia él.

Ten muy claro lo que quieres

Lo ambiguo paraliza. Muchas veces no avanzamos sencillamente porque no sabemos hacia dónde ir. Si nuestra meta no está planteada en términos claros daremos palos de ciego y nos dará pereza emprender cualquier acción porque no seremos capaces de ver hacia dónde nos llevará y ni si quiera sabremos determinar cuándo la acción ha sido concluida. Supongamos que estamos buscando trabajo, de lo que sea, y consideramos que nuestro currículo es un poco pobre. Nos apuntamos a cursos de idiomas, de informática y a tropecientos MOOC’s.
¿Cuál es la finalidad? ¿Engordar el CV? ¿Encontrar trabajo? ¿De qué? ¿Hacer contactos? ¿Mantenernos ocupados para no hacer lo que realmente habría que hacer?

Planifica

Las grandes gestas resultan abrumadoras. Divide la gran tarea en pequeñas acciones concretas y planea cuándo las llevarás a cabo.

Si en tu agenda cada día pone “estudiar para el B1”…

harás de todo menos estudiar;

el B1 NO llegará NUNCA

Ten un plan

¿Qué necesitas?: educar el oído, comprensión lectora, habilidad al expresarme oralmente y por escrito. OK. Los lunes verás un capítulo de Friends en inglés y sin subtítulos, y te escucharás una canción. Los martes leerás un artículo del The Guardian, o del que quieras. Los miércoles irás a esa cafetería de intercambio de conversación. Los jueves escribirás un writing de 150 palabras acerca de…

En serio,

anota estas cosas en la agenda,

nada de “estudiar”
AUTOMOTIVARSE-02-INED21

Y sí, la teoría es muy bonita pero a veces necesitamos que nos pongan las pilas cuando la voluntad flaquea, y como todo es “auto”, no queda más remedio que autoflagelarnos.

Cuando te pongas a hacer cualquier cosa, plantéate estas cuestiones:

¿Lo que estoy haciendo ahora mismo es más importante que lo que había planificado hacer hoy?

¿Lo que estoy haciendo ahora mismo me aproxima a mi objetivo?

Si eres honesto/a contigo mismo/a

y de verdad quieres aprender aquello que decidiste,

la motivación llegará