1

NOSOTROS SOMOS CREATIVOS

Los artistas no son especiales, pero cada uno de nosotros es una persona especial, todos tenemos un artista dentro de nosotros mismos, que entra en el mundo como un pensador creativo y espontáneo. Las personas creativas creen que son creativos, los que no sostienen esa creencia no lo son. Por lo tanto, pensemos que somos creativos. Después de la adquisición de estas creencias acerca de nuestra identidad, las personas creativas nos interesamos en la expresión de nosotros mismos, para que aprendamos hábitos y técnicas que los genios creativos han utilizado a lo largo de la historia del pensamiento.

2

EL PENSAMIENTO CREATIVO ES EL TRABAJO

Nosotros necesitamos mostrar la pasión y la determinación para sumergirnos en el proceso de desarrollo de ideas nuevas y diferentes. Por lo que el siguiente paso es la paciencia y la perseverancia. Todos los genios creativos trabajan con intensidad y producen un número increíble de ideas – la mayoría de las cuales son malas. De hecho, por ejemplo a lo largo de la historia literaria más malos poemas fueron escritos por grandes poetas que por poetas menos reconocidos. Thomas Edison generó 3.000 ideas de sistemas de iluminación diferentes antes de evaluarlos para el sentido práctico y la rentabilidad de los mismos.

3

PROCEDIMIENTO, EXPERIMENTAR CON NUESTRAS EMOCIONES

Cuando la producción de las ideas tiene lugar, se produce una reacción en cadena que provoca la activación de los neurotransmisores vinculados a los genes que se ven obligados a activarse y desactivarse en respuesta a los desafíos. A través de los movimientos de la generación de nuevas ideas aumenta el número de contactos entre las neuronas, y, de ese modo, se energiza el cerebro. La activación por la generación de ideas aumenta la creatividad. Así, por ejemplo, al pintar un cuadro todos los días, acabas por convertirte en un artista –tal vez no un Van Gogh, pero te parecerás más a un artista que a alguien que nunca ha intentado serlo–.

4

NUESTRO CEREBRO NO ES UN ORDENADOR

Nuestro cerebro es un sistema dinámico en el que evolucionan los patrones de actividad. En lugar de simplemente procesarlos como una computadora. El cerebro se nutre de la energía creativa que resulta de experiencias, reales o ficticias. El cerebro no puede decir la diferencia entre una experiencia “real” y una que se imaginó vívidamente y en detalle. Ambas son energizantes. Este principio ayudó a Walt Disney a llevar sus fantasías a la vida y también permitió a Albert Einstein participar en experimentos mentales que llevaron a las ideas revolucionarias sobre el espacio y el tiempo. Por ejemplo, Einstein imaginó enamorarse y luego conoció a la mujer de la que se enamoró dos semanas más tarde. Esto llevó a su teoría de la causalidad.

5

NO HAY UNA RESPUESTA CORRECTA

Aristóteles creía que las cosas estaban bien “A” o “no A”. Para él, el cielo era azul o no azul – nunca ambos. Tal pensamiento dualista es limitante. Después de todo, el cielo es de mil millones de diferentes tonos de azul. Solíamos pensar que un haz de luz sólo existía como una ola hasta que los físicos descubrieron que la luz puede ser una onda o una partícula, dependiendo del punto de vista del observador. La única certeza en la vida es la incertidumbre. Por lo tanto, se trata de producir nuevas ideas, no de evaluarlas a medida que “ocurren”. Nada mata la creatividad más rápido que la autocensura durante la generación de ideas. Todas las ideas son posibilidades –conviene generar tantas como puedas antes de identificar cuáles tienen más mérito–. El mundo no es blanco o negro. Es de color gris. Y, a veces, de colores con la totalidad del pantone.

6

NO HAY TAL COSA COMO EL FRACASO

Intentar algo sin tener éxito no es estar fallando. Se está produciendo un resultado. Lo que hagas con el resultado –es decir, lo que has aprendido– es lo importante. Siempre que nuestros esfuerzos han producido algo que no funciona, nos preguntamos lo siguiente:

¿Qué hemos aprendido acerca de lo que no funciona?

¿Puede esto explicar algo que no me puse a explicar?

¿Qué he descubierto que no me puse a descubrir?

Las personas que “nunca” se equivocan, nunca han probado nada nuevo. Tomando nota de que Thomas Edison había “fracasado” para crear con éxito un filamento de la bombilla de la luz después de 10.000 intentos, un asistente le preguntó por qué el inventor no se dio por vencido. Edison no aceptó lo que el asistente entiende por fracaso. “He descubierto diez mil cosas que no funcionan”, explicó.

7

NOSOTROS NO VEMOS LAS COSAS COMO SON – SE VEN COMO NOSOTROS SOMOS

Todas las experiencias son neutrales y sin significado inherente hasta que sus interpretaciones les dan sentido. En la religión, se “ve” la evidencia de Dios en todas partes, mientras que los ateos “ven” la ausencia de Dios en todas partes. Antes, cuando nadie en el mundo era dueño de una computadora personal, PC, expertos en investigación de mercado de IBM especularon que había no más de seis personas en la tierra que necesitaban un PC. Aunque IBM no vio el potencial de mercado de los PC, dos desertores de la universidad llamados Bill Gates y Steve Jobs vieron los mismos datos como IBM y percibieron una gran oportunidad. Sí, nosotros construimos la realidad y cómo elegimos interpretar nuestras experiencias.

PENSAMIENTO-CREATIVO-02-INED21

TIM BROWN,

CREATIVIDAD